Local

Culmina la cuarta fase de la operación 'Monchito' en Cádiz y Sevilla con 42 detenciones y dos imputaciones

La trama se da por desarticulada con la detención de un total de 84 personas en toda la geografía nacional.

el 16 dic 2010 / 12:23 h.

TAGS:

La Guardia Civil ha culminado la cuarta fase de la operación 'Monchito' con la detención de 42 personas y la imputación de otras dos, todas ellas presuntamente relacionadas con una red dedicada al tráfico de drogas y a la falsificación de moneda que operaba principalmente en Cádiz y Sevilla.

En esta fase de la operación también se han intervenido 41 vehículos de alta gama y "reveladora documentación" que está siendo objeto de estudio.

Según ha explicado a los periodistas Manuel González, portavoz de la Guardia Civil de Cádiz, la operación se inició a principios de año, alcanzándose ya la cifra de 84 detenidos en toda la geografía nacional, aunque no se descartan nuevas detenciones.

La operación 'Monchito' se inició cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en varios municipios de la Sierra gaditana estaría actuando una organización dedicada al tráfico de estupefacientes, así como a la falsificación de moneda y el uso fraudulento de tarjetas de crédito duplicadas.

La posterior investigación permitió la progresiva detención de los miembros de esta organización, que llegaba a disponer de una plantación de droga, laboratorios clandestinos para la adulteración de cocaína, armas, moneda falsa, así como de sofisticado material informático para la clonación de tarjetas de crédito.

ENTRAMADO FINANCIERO

La cuarta fase de la operación se ha centrado en el entramado financiero, el cual movía el dinero obtenido de manera ilícita buscando su blanqueo. Para ello contaba como cerebro a J.M.V., vecino de Jerez de la Frontera (Cádiz), quien disponía de una asesoría fiscal para el blanqueo de capitales y estafas financieras, falsificando pagarés de empresas interpuestas, todo ello para lucrarse y mantener un altísimo nivel de vida.

Para ello, compraban empresas en quiebra por un precio "irrisorio", con dinero procedente de sus otras actividades ilícitas, utilizando como "hombres de paja" a personas "ingenuas o en situación de necesidad", quienes, a cambio de una pequeña cantidad de dinero, figuraban como administradores únicos de las empresas, que eran de diversos ámbitos.

Una vez constituida la empresa, la "movían" en los ambientes empresariales para darle apariencia de normalidad y establecían líneas de crédito, dedicándose a la compra de numerosas propiedades, sobre todo vehículos de alta gama.

Al poco tiempo, realizaban la venta de los bienes de la empresa, dejando a la misma en situación de quiebra, y como único responsable a la persona que estaba al frente de la misma, quien se encontraba con que debía responder ante bancos y acreedores por los bienes que el presunto cabecilla había comprado a nombre de la empresa y luego vendido, quedándose con el dinero.

Por este sistema, realizaron estafas a concesionarios y entidades financieras en las provincias de Cádiz, Huelva, Sevilla, Málaga, Granada, Almería, Cáceres, Soria, Zaragoza, Murcia y Madrid, utilizando los vehículos que adquirían incluso como medio de pago para reformas o compras, como en el caso de una deuda de 22.000 euros que se abonó con un vehículo Audil Q-7, valorado en 30.000 euros, por lo que, además, la persona que recibió el vehículo tuvo que abonar 8.000 euros en metálico, quedándose al final sin coche, sin dinero y sin cobrar la deuda.

LOS DETENIDOS

En esta ocasión, han sido detenidas y puestas a disposición de la autoridad judicial 42 personas más e imputado a otras dos, entre los que figuran el cerebro del entramado, domiciliado en Jerez, y sus principales organizadores.

Todos ellos han sido detenidos como presuntos integrantes de la referida organización delictiva, por lo que se les imputan los delitos de asociación ilícita, estafa, falsedad documental, apropiación indebida y blanqueo de capitales.

Aunque no se descarta que se produzca alguna detención más o que aparezcan nuevos perjudicados, la organización se da por desarticulada. Por el momento, ninguno de los detenidos se encuentra en prisión, ya que el presunto cabecilla pasó en la tarde del miércoles a disposición de la autoridad judicial, que ha ordenado su puesta en libertad con cargos. La Fiscalía está preparando un recurso de apelación contra su puesta en libertad.

  • 1