Local

Culpables de conspiración en Londres

Admiten la culpa. Tres de los ocho musulmanes británicos acusados de preparar un complot para derribar con explosivos líquidos aviones comerciales en vuelo en el 2006 se han declarado culpables ante el tribunal de Woolwich, sur de Londres.

el 15 sep 2009 / 07:57 h.

TAGS:

Admiten la culpa. Tres de los ocho musulmanes británicos acusados de preparar un complot para derribar con explosivos líquidos aviones comerciales en vuelo en el 2006 se han declarado culpables ante el tribunal de Woolwich, sur de Londres.

Los tres, junto con otros dos acusados, se declararon culpables de conspirar para causar explosiones y de provocar alteración del orden público al divulgar varios vídeos en los que los acusados amenazaban con provocar ataques suicidas.

La admisión de culpabilidad se conoció durante una de las sesiones del juicio que se sigue en el tribunal de Woolwich contra los ocho acusados del complot descubierto en agosto del 2006.

Los tres que admitieron el cargo de conspirar para causar explosiones y el de la alteración del orden público son Abdulla Ahmed Ali, de 27 años; Assad Sarwar, de 28, y Tanvir Hussain, de 27, mientras que los otros dos que reconocieron el segundo cargo son Ibrahim Savant, de 27 años, y Umar Islam, de 30.

El jurado de la causa, integrado por doce personas, será ahora el encargado de decidir si los otros cinco acusados del complot para hacer explotar aviones son culpables y también, si los tres que no admitieron causar molestias públicas son culpables de este cargo.

Además, el jurado deberá decidir ahora si los ocho musulmanes juzgados son culpables de conspirar para asesinar, cargo que todos niegan.

Según descubrió la Policía londinense, el complot consistía en la fabricación de varias bombas que algunos de los acusados llevarían a bordo de aviones de pasajeros desde el aeropuerto londinense de Heathrow hacia destinos en el norte de Ámerica, principalmente Canadá y Estados Unidos.

Los procesados, que tienen en su mayoría origen pakistaní, fueron detenidos durante algunas redadas practicadas en Londres y Birmingham (centro de Inglaterra) en agosto del 2006.

La conspiración provocó que se viviera un gran trastorno en los aeropuertos británicos, y de todo el mundo, que se vieron obligados a reforzar la seguridad y desde entonces prohibieron a los pasajeros viajar con líquidos.

También obligó a que fueran suspendidos más de mil vuelos en plena temporada de vacaciones.

El complot consistía en introducir explosivos líquidos en la cabina del avión dentro del equipaje de mano.

  • 1