Local

Culpan a un centro escolar de la agresión a un profesor

La Audiencia cree que los padres de un menor de 13 años no son los responsables de la agresión de su hijo a una profesora de un colegio de educación especial. Los magistrados creen que el centro es el que tiene que responder por los daños, al encontrarse en horario escolar y bajo la tutela de los profesores, y que está acreditada la preocupación de los padres por la conducta del menor.

el 16 sep 2009 / 06:08 h.

TAGS:

Agencias

La Audiencia cree que los padres de un menor de 13 años no son los responsables de la agresión de su hijo a una profesora de un colegio de educación especial. Los magistrados creen que el centro es el que tiene que responder por los daños, al encontrarse en horario escolar y bajo la tutela de los profesores, y que está acreditada la preocupación de los padres por la conducta del menor.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial de Sevilla ha descartado la responsabilidad de unos padres por la agresión de su hijo de 13 años de edad a una profesora de un colegio de educación especial, la cual sufrió distintas lesiones, y ha atribuido a la administración educativa la responsabilidad.

En la sentencia, consultada por Europa Press, los magistrados rechazan el recurso interpuesto por la profesora contra los padres del menor, argumentando que la agresión se produjo cuando los alumnos realizaban actividades escolares en el salón de actos del colegio.

El fallo judicial indica que este hecho se desarrolló dentro del ámbito escolar y, aplicando el Código Civil, señala que "las personas o entidades que sean titulares de un centro docente de enseñanza no superior responderán por los daños y perjuicios que causen sus alumnos menores durante los periodos de tiempo en que los mismos se hallen bajo el control del profesorado del centro, desarrollando actividades escolares, extraescolares y complementarias".

Así, la sala asegura que la responsabilidad de los padres "queda excluida", ya que el menor sujeto a la patria potestad no estaba bajo la dependencia o vigilancia de los padres al estar en el colegio. Además, añade que "en modo alguno se ha acreditado que los padres incumplieran los deberes de educación y formación integral del menor, y que sea la educación que le han dado a su hijo la que ha motivado su conducta violenta".

La sentencia reconoce que es "triste y doloroso" este tipo de agresiones, pero ello no supone que los padres sean responsables por el mero hecho de serlos, más aún cuando en este caso se ha probado la preocupación y diligencia de los progenitores sobre la antisocial y violenta conducta de su hijo", buscando el centro más "propicio para su hijo".

  • 1