Local

Cultura admite que hay estatuas de poca calidad

La Consejería de Cultura no sólo mantendrá en el taller las estatuas de Juan Pablo II y la condesa de Barcelona, sino que considera que hay obras de "escasa" calidad en las calles de Sevilla.
·Las estatuas que tenemos y no vemos

el 14 sep 2009 / 23:01 h.

TAGS:

M. J. Fernández / N. Jiménez

La Consejería de Cultura no sólo mantendrá en el taller las estatuas de Juan Pablo II y la condesa de Barcelona, sino que considera que hay obras de "escasa" calidad en las calles de Sevilla. Esto fue lo que apuntó ayer el delegado provincial, Bernardo Bueno, quien reiteró que es necesario que se cree ya la comisión local de Patrimonio.

Entre las 210 estatuas que viven y duermen en las calles de Sevilla, muchas de ellas no están bien ubicadas, no casan con el entorno o son de poca calidad estética. De hecho, el Ayuntamiento no tiene criterios prefijados para la elección de estas piezas escultóricas y, una vez inauguradas, tampoco se someten a un plan de conservación, de ahí el mal estado de algunas. Ante este panorama, la Consejería de Cultura quiere poner orden.

Bernardo Bueno, delegado provincial de Cultura, admitió ayer que hay estatuas de "escasa" calidad -si bien no precisó cuáles- e incluso aseguró en manifestaciones a la Cadena Ser que cuando se cree la comisión local de Patrimonio cabría la posibilidad de retirar algunas de ellas. No obstante, después matizó que él no puede decirle al Ayuntamiento "lo que tiene que hacer". "Me remito a velar por que se cumpla la legalidad, no debo opinar sobre gustos estéticos", apostilló. En todo caso, apostó por "incrementar la calidad artística" de las estatuas.

Para llegar a cabo todo esto, la Delegación está en "conversaciones" con el Ayuntamiento, a quien Bueno ya le ha hecho saber que mantendrá "en reposo" algunos de los proyectos de esculturas que se pretenden ubicar en el centro de Sevilla mientras que no exista un "proyecto global" al respecto. En concreto, por ahora no se instalará ni la obra de Juan Manuel Miñarro en memoria de Juan Pablo II (prevista en las inmediaciones de la Catedral) ni la dedicada a la condesa de Barcelona, Doña María de las Mercedes, la madre del Rey, de Miguel García Delgado (que se quería ubicar delante de la plaza de toros de la Maestranza).

Según Bernardo Bueno, en Sevilla sería "fácil" conseguir que las estatuas reunieran "mejores condiciones estéticas" y el Ayuntamiento está "por la labor". "Es -añadió- una ciudad que tiene una tradición y una importancia que debería hacer que las estatuas fueran dignas del Museo de Bellas Artes", pero eso, insistió, no se da en todas las circunstancias.

Así, a partir de ahora, primará la "calidad estética, que estén en un lugar idóneo y que se amplíe el abanico de posibilidades", esto es, que las temáticas cambien. No todo es flamenco, literatura y oficios emblemáticos de la ciudad.

En su opinión, las instituciones tienen la "obligación" de contribuir a que la calidad de las obras aumente, por eso insistió en que el Ayuntamiento tiene que crear la comisión local de Patrimonio, órgano que debe ser el encargado de controlar "la estética de la ciudad".

Con la constitución de este organismo municipal, según el delegado, se establecería "un primer filtro" a la hora de seleccionar las estatuas que se quieren instalar en el Centro de la ciudad. Sería aquí donde se decidiría si Juan Pablo II y la madre del Rey tienen su hito en las calles hispalenses.

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, prometió la creación de esta comisión local de Patrimonio -órgano que ya existe en municipios como Marchena y Carmona- durante este mando. Al igual que la comisión provincial, la municipal deberá estar formada por representantes sociales, desde arquitectos hasta conservacionistas. Maribel Montaño, delegada de Cultura en el Consistorio, la presidiría. La Consejería, por su parte, también deberá tener un miembro en tal comisión para que sea el lazo de unión con el ente provincial.

  • 1