Cultura

Cultura cierra su oficina en el Pabellón Real y traslada la Bienal al ICAS

Los turnos de vacaciones dejaban sólo a un funcionario y ningún conserje.

el 08 jul 2011 / 18:26 h.

Fachada del Pabellón Real.

El Ayuntamiento de Sevilla ha dado orden de cerrar durante los meses de verano la oficina permanente de organización de la Bienal de Flamenco, situada en una zona del Pabellón Real de la plaza de América -comparte espacio con la Delegación de Economía, que no cierra-, y trasladar al único trabajador adscrito a este departamento, que no descansará en verano, a la sede central del Instituto de la Cultura y las Artes (ICAS), en la calle El Silencio, desde donde continuará con sus tareas.

Según argumentan desde la Delegación de Cultura, el motivo es que el ordenanza del Pabellón Real se marcha de vacaciones, por lo que no pueden dejar a un funcionario solo al cargo del edificio. Sin embargo, es la primera vez desde que esta oficina se creó, en 1998, en que no mantiene abierta en su sede habitual en el periodo estival. Este organismo cuenta con cinco trabajadores. Tres de ellos se marchan en julio y agosto de vacaciones -dos meses para compensar las horas extra que echan el resto del año-. El ordenanza, por su parte, estará de descanso en julio, por lo que el técnico restante se quedará en los servicios centrales de la calle El Silencio trabajando para el festival, hasta que vuelva el resto del equipo, según exponen las fuentes municipales, que añaden que la web del ICAS avisa de este cambio para los posibles interesados.

Sin embargo, la web de la Bienal seguía remitiendo el 8 de julio como lugar de contacto para asuntos relacionados con el certamen al Pabellón Real.

Miembros de los equipos directivos de la Bienal en los periodos en que Cultura estuvo en manos del PA (hasta 2003) y del PSOE (2003-2011) explicaron a elcorreoweb que la oficina nunca se ha cerrado en verano, para lo que se procuraba adaptar los turnos del personal. Bien es cierto que en esta ocasión el certamen carece de un director, tras la marcha de Domingo González , lo que complica el ajuste de los turnos. Según estas fuentes, siempre se ha procurado que el Pabellón Real, y antes la Casa de la Moneda -de 2000 a 2003-, nunca estuvieran desatendidos, ya que, aunque no son periodos de gran actividad, sí son meses de atención al público, de recepción de proyectos y de planificación del festival.

  • 1