Local

Cultura no halla valores singulares en el pabellón de la Santa Sede

La demolición del pabellón de la Santa Sede amenaza con provocar una fractura entre Junta y Ayuntamiento. Si ayer el delegado provincial de Cultura concluía, previo informe de sus expertos, que el edificio carece de valores patrimoniales, la delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño, lo ensalzaba. Mientras, la piqueta seguía a lo suyo.

el 15 sep 2009 / 03:45 h.

TAGS:

La demolición del pabellón de la Santa Sede amenaza con provocar una fractura entre Junta y Ayuntamiento. Si ayer el delegado provincial de Cultura concluía, previo informe de sus expertos, que el edificio carece de valores patrimoniales, la delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño, lo ensalzaba. Mientras, la piqueta seguía a lo suyo.

Más de uno ha resoplado después de lo vivido en las últimas 24 horas, con una Delegación Provincial de Cultura apurando su decisión sobre el pabellón de la Santa Sede cuando ya había comenzado su demolición con todas las de la ley.

Del episodio surrealista ha tomado buena nota el delegado provincial en funciones, Bernardo Bueno, quien aseguraba que "no podemos actuar como casi siempre, en el último minuto y resolviendo la papeleta con tanta presión; no hay necesidad". Claro que no. La Junta ha tenido 16 años para plantear un estudio serio -que para ello tiene las competencias en la materia- sobre los valores del legado de la Expo'92. Y de haber estado se habrían ahorrado estos acontecimientos, y los posibles perjuicios que para los compradores y/o propietarios de los pabellones o sus metros cuadrados pudieran generarse.

En ello se está. Bueno señaló que la Dirección General de Bienes Culturales inició hace un tiempo un estudio integral sobre la herencia de la exposición, el mismo que aún tardará pero que servirá de referencia a partir de ahora. "Pediré de inmediato que me adelanten lo que se lleva analizado así como actualizaciones periódicas, porque lo que ha pasado no se puede volver a repetir", enfatiza.

Y lo que ha pasado es que el informe de sus técnicos (historiadores y arquitectos) sobre si el pabellón de la Santa Sede tenía o no valores dignos de protección ha llegado tarde porque el edificio ya está prácticamente derruido ante el silencio de la Junta de los últimos meses, roto in extremis ante la presión ciudadana.

Tal informe, como sintetizó Bueno, concluye que el pabellón no tiene los suficientes méritos artísticos, tecnológicos ni patrimoniales para ser protegido. "Y lo expongo con todo mi respeto hacia el autor del mismo, pero debo decirlo: no reunía los méritos suficientes para conservarlo, y de hecho se concibió de modo efímero y ni siquiera aparece en las revistas especializadas, que repararon en otros pabellones pero no en éste".

Montaño se descuelga. La antecesora de Bueno en el cargo y actual delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño, también socialista, se descolgó ayer jueves con una versión sui géneris que elevaba la temperatura del ambiente político, tensionando las por lo general buenas relaciones con la Junta. Montaño salió a la palestra diciendo que el de la Santa Sede "es uno de los más recordados de la Expo por su peculiar fisonomía", y adujo que su derribo, aunque legal por cuanto no gozaba de protección previo alguna, "podría haberse evitado".

Y más aún, aprovechó lo sucedido para cantar las excelencias de la futura Comisión Local de Patrimonio, un órgano que lleva retraso en su constitución aunque ahora se anuncie que se estrenará "antes del verano". Montaño garantizó que cuando el Ayuntamiento "rescate" las competencias de protección del patrimonio, "estos asuntos se resolverán más rápido".

Entretanto, la propietaria del ya derruido pabellón, la Confederación de Entidades para la Economía Social (Cepes), tiene las bendiciones para su nuevo proyecto arquitectónico.

  • 1