Local

Cumbre para salvar la unión de los taxistas en el Aljarafe

La Unión del Taxi reconoce «el malestar existente dentro del sector»

el 21 dic 2009 / 22:04 h.

TAGS:

Un taxista dialoga con otro en una parada en San Juan de Aznalfarache.
La fractura del servicio conjunto del taxi del Aljarafe está pasando factura y, por eso, serán los propios taxistas los que tomen la iniciativa para evitar una posible desaparición. Tras la anunciada marcha del área de prestación conjunta de Mairena del Aljarafe y Tomares, la Unión del Taxi del Aljarafe ha convocado una asamblea general que determinará el futuro del sector y en la que se buscarán fórmulas que perjudiquen lo menos posible a los propios taxistas y a los clientes de los 31 municipios de la comarca.

La junta directiva de la Unión del Taxi del Aljarafe, que preside Carlos Sousa, informó a través de un comunicado de que el único propósito que buscan desde su entrada en la asociación es la de "trabajar por el 100% de los taxistas del Aljarafe", aún a sabiendas del "malestar general que reina entre los profesionales del sector". En este sentido, aclara que han mantenido dos reuniones con la Mancomunidad del Aljarafe en las que se planteó la regulación del servicio de taxi, aunque "no supo dar soluciones". Es más, aseguran que desde la Mancomunidad le insistieron en que "de seguir la situación actual lo mejor sería que se rompiese" este servicio.

La asamblea general se celebrará a primeros de enero y allí se debatirá, como tema central, el modelo de gestión del taxi del Aljarafe. En este sentido, la directiva ya se había planteado varias alternativas. Entre ellas, abrir la puerta a una regulación como la que existe en Valencia y su corona metropolitana, donde "cada municipio tiene sus taxistas en su término y, en caso de que haya una alta demanda, se pueda cubrir con el servicio de otros pueblos del entorno.

"Esto es un descontrol y el único deseo es que funcione lo mejor posible", indicó el secretario de la Unión del Taxi del Aljarafe, José García, que también fue crítico con las palabras del presidente de la Mancomunidad, José Vicente Franco, que reclamó la devolución de las subvenciones del taxi a los municipios que decidan finalmente abandonar el consorcio. "La mayoría de los taxistas no sabemos a dónde han ido a parar esas ayudas, por lo que hemos pedido una auditoría de la asociación para saber qué se ha hecho con el dinero", aclaró.

tarifas congeladas. De igual manera, en el comunicado se muestran respetuosos ante la decisión adoptada por los Ayuntamientos de Mairena del Aljarafe y Tomares de abandonar el servicio mancomunado. "Los taxistas acatarán la decisión de su Ayuntamiento, que mira por su interés", insisten. Además, avanzan que, dada la situación económica actual, las tarifas no sufrirán modificación alguna y no se volverá a aplicar "el polémico retorno", que se cobraba antiguamente cuando el taxi realizaba un viaje fuera de su término.
Además de la marcha de Mairena del Aljarafe y Tomares, la Unión del Taxi del Aljarafe también analizó los problemas de regulación y de control de licencias existentes en el área de prestación conjunta.

La entidad criticó que no exista una vigilancia para comprobar si los vehículos que están operando en la corona tienen licencia. Así, denuncia que hay varios casos de taxis pirata -coches particulares que actúan sin licencia y cuyo servicio no se gestiona por la centralita única del taxi, sino que captan clientes dejando sus móviles-. Ese extremo ha sido denunciado "en varias ocasiones" a la Mancomunidad, "sin que ésta haya actuado". Además, confirmaron los casos de peleas y discusiones entre taxistas, en los que ha tenido que actuar la Guardia Civil.

Mairena y Tomares chocan con la Mancomunidad

La división del taxi del Aljarafe tiene pocos visos de una solución a corto plazo, dado que hay dos propuestas enfrentadas. La regulación vigente, que permite que todos los taxistas puedan recoger clientes en cualquiera de los 31 municipios de la comarca, no cuadraba con la idea los conductores de Mairena del Aljarafe y Tomares que apostaron, en un primer lugar, por la división del servicio en dos coronas, y en segundo término, que de seis de la mañana a cinco de la tarde sólo se pudiera trabajar en el municipio en el que cada taxista tuviera su licencia.

La Mancomunidad de Desarrollo y Fomento del Aljarafe desechó directamente esta alternativa que, a su juicio, suponía "romper el área de prestación conjunta", ya que "condenaría a muchos taxis a la ruina". En ese sentido, aclaró que esa propuesta fue rechazada en la Comisión de Transportes de la Mancomunidad por todos los municipios, a excepción de Tomares y Mairena, según ha explicado el presidente de la Mancomunidad, José Vicente Franco Palencia.

Pese a esa división, aún hay tiempo para llegar a un acuerdo, ya que los ayuntamientos tendrán que someter su retirada a una votación en el pleno y, a su vez, trasladar la decisión a la Mancomunidad y la Junta de Andalucía para que le den validez a la marcha.

  • 1