Cultura

Daniel Barenboim: 'La música no sirve en sí misma para la paz'

El maestro argentino Daniel Barenboim abrió el martes en la Plaza Mayor de Madrid su gira internacional junto a la orquesta West-Eastern Divan, y dijo que "la música en sí misma no sirve para la paz. Tampoco es una torre de marfil sólo para entusiastas

el 15 sep 2009 / 09:20 h.

El maestro argentino Daniel Barenboim abrió el martes en la Plaza Mayor de Madrid su gira internacional junto a la orquesta West-Eastern Divan, y dijo que "la música en sí misma no sirve para la paz. Tampoco es una torre de marfil sólo para entusiastas, por eso debemos intentar que forme parte de la cultura general". Hoy (21 h.) llegará al Maestranza de Sevilla.

Hasta la fecha y desde el pasado día 27 de julio, los jóvenes músicos que integran la orquesta han estado preparando en su sede andaluza en la localidad sevillana de Pilas el repertorio que ofrecerá en su gira de conciertos estivales, en la que recorrerá 12 ciudades de siete países de Europa y Jordania. Este verano, bajo la dirección del maestro Daniel Barenboim, la orquesta está formada por 122 músicos, de los cuales 45 son israelíes, 41 de procedencia árabe, 25 españoles y diez de otras nacionalidades.

"Hemos creado [en la orquesta] una república independiente y soberana donde hay otras leyes y otras costumbres, y en donde prima el respeto", indicó el compositor, quien desmintió que su proyecto fuera "idealista" porque parte de la "realidad misma" y de músicos que proceden de países que, a pesar de vivir una situación conflictiva o difícil, siguen tocando en la orquesta.

Respecto al conflicto árabe-israelí, Barenboim señala que falta el "espacio mental" necesario para solucionarlo porque no es un conflicto "militar o político" sino un "conflicto humano entre dos pueblos que están convencidos de que tienen el mismo derecho a vivir en la misma tierra", y tienen que buscar una forma de "convivir juntos". Preguntado por la música que elegiría en el caso de que este conflicto terminase, Barenboim señaló que pediría a un gran "compositor contemporáneo" que escribiera una pieza especial para este momento "en vez de buscar símbolos del pasado".

Un total de once profesores de distintas especialidades instrumentales (dirección, violines primero y segundo, viola, violonchelo, contrabajo, clarinete, trompa, trompeta, trombón y percusión) trabajarán con el taller, a los que también se sumará como director asistente Asher Fisch, prestigioso pianista que comenzó como asistente de Barenboim en la Opera Estatal de Berlín. Fisch ha dirigido, entre otras, la Music Philharmonic, la Leipzig Gewandhaus Orchestra, la Orquesta Nacional de Francia, la Orquesta Sinfónica NHK de Tokio y la Dresden Staatskapelle.

También acompañarán este verano al Divan cuatro jóvenes músicos procedentes del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, creado por José Antonio Abreu y recientemente galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008. Estos músicos participarán en el taller y en la gira para tocar tubas wagnerianas en aquellos conciertos cuyo repertorio incluya el primer acto de La Valkiria de Wagner.

El programa de las actuaciones de Sevilla y Palos comienza con la actividad de la orquesta esta noche en el Teatro de la Maestranza, donde interpretará el Primer acto de La Valkiria (soprano: Angela Denoke, tenor: Simon O'Neill, bajo: Sir John Tomlinson); Sinfonía Concertante, de Haydn (solistas: Guy Braunstein, violín; Hassan Moataz, violonchelo; Mor Biron, fagot; Ramón Ortega, oboe). Barenboim intentará despertar y "abrir las mentes" de los espectadores con un repertorio en el que incluye al músico alemán Wagner, relacionado con el antisemitismo. "Entiendo a quines asocian Wagner a su tragedia, pero tampoco pueden impedir que otros que no sufren estas asociaciones disfruten de la música de este gran compositor", alega.

Mañana, en La Rábida, interpretará Variaciones para Orquesta, de Schönberg y la Sinfonía número 4 de Brahms. La gira se cerrará el 25 de agosto en Salle Pleyel de París.

  • 1