jueves, 15 noviembre 2018
07:41
, última actualización
Local

Daniel Luque ocupará el sitio de El Juli en Resurrección

El madrileño podría ser la principal ausencia de un abono en el que se dibuja la silueta de José Tomás

el 10 feb 2012 / 20:46 h.

TAGS:

La gestación de la cada vez más próxima Feria de Abril comienza a salir del atolladero en el que la había metido la nueva gestión de los derechos televisivos del denominado G-10, siglas que vertebran a algunas de las principales figuras del momento junto a un grupo de toreros unidos para defender en bloque sus derechos de imagen. El acuerdo con la empresa All Sports Media, que detenta los poderes para gestionar los intereses de este grupo de matadores, ha podido verificarse a pesar del clima enrarecido en el que se produjeron –o abortaron– los primeros contactos. Y así, se han liberado las ataduras de unas conversaciones que han pulverizado y retrasado el peculiar tempo y modo de trabajar de la empresa Pagés.

En cualquier caso, sí parece segura la ausencia de Julián López El Juli, que tampoco estará en los abonos de Castellón y Valencia. Hasta ahora no ha recibido la llamada del despacho de la calle Adriano y podría estar convirtiéndose en el pararrayos de las iras del estamento empresarial taurino, orillado en la gestión de este abrupto cambio en la gestión de las retransmisiones taurinas que se ha reflejado en la escasa entidad de las primeras ferias de la temporada. En circunstancias normales, el maestro madrileño –que ha abierto la Puerta del Príncipe dos años consecutivos– habría tenido plaza fija en el cartel del Domingo de Resurrección en el que sí permanecen inmutables Morante de la Puebla y José María Manzanares. Pero a río revuelto, ganancia de pescadores: el lujoso cartel que abre la temporada sevillana se completará con el nombre de Daniel Luque, un joven matador que aún sigue en trance de lanzamiento definitivo a la primera fila del toreo. Los toros, eso también parece seguro, pertenecerán a la divisa de Juan Pedro Domecq que retornará a la plaza de la Real Maestranza después de varias temporadas de ausencia avalada por la gran camada lidiada en 2011.

Morante de la Puebla y Manzanares aún compartirán una tarde más. Será con los toros de Núñez del Cuvillo –máxima triunfadora del pasado año– en un cartel que podría encabezar el arrojado diestro Juan José Padilla si se desecha finalmente la idea inicial de dejarlo en un mano a mano. Manzanares, que no ha visto claro el bis a bis con Morante, aún lidiará un tercer encierro en la Feria, posiblemente de Victoriano del Río y está apalabrado para una cuarta actuación en la feria septembrina de San Miguel. En el caso del diestro de La Puebla, también parece clara su presencia en la corrida de Garcigrande en coincidencia con Sebastián Castella, un llanero solitario autoexcluído del G-10 que también estoquearía los hierros de Daniel Ruiz y Jandilla convirtiéndose en la sorprendente tercera pata de una feria en la que tendrán muy difícil encaje Miguel Ángel Perera y Cayetano, que pagarán los platos rotos de las traumáticas negociaciones televisivas. En el caso del diestro extremeño Alejandro Talavante, uno de los toreros mejor posicionados para adelantar su puesto, el acuerdo parece próximo. La previsible batería de ausencias abrirá la puerta a otros diestros que, como David Mora o Fandiño, podrían hacer doblete. Diego Urdiales, Esaú Fernández o el mucho más sólido Antonio Nazaré también podrían tener sitio en un ciclo que necesitará cubrir muchos huecos.

El caso de Tomás. Ausente durante una década del coso del Baratillo, el retorno del diestro de Galapagar se ha convertido en la tradicional comidilla invernal que acompaña el horneado de los carteles. Ausente El Juli y con la sangría de abonados que está saludando la galopante crisis, parece que este año la empresa ha puesto toda la carne en el asador para favorecer el retorno de José Tomás, que también anda necesitado de un gesto para enjugar las caudalosas goteras de su campaña anterior.

Todo hace indicar que los empresarios Ramón Valencia y Eduardo Canorea y el apoderado del madrileño, Salvador Boix, han logrado la cuadratura del círculo. El Divino podría haber escogido los hierros de El Pilar y Juan Pedro Domecq, lo que obligaría a lidiar un segundo encierro al criador jerezano o a variar la lectura inicial del cartel de Resurrección, lo que no parece seguro. En los mentideros taurinos se habla de otras fechas más factibles: una podría ser el lunes 30 de abril o el martes 1 de mayo; la segunda, el jueves del Corpus.

  • 1