Deportes

De amarillos, debuts y centenarios europeos

El Sevilla de Manzano fue un calco al de Antonio Álvarez excepto en el aspecto más importante. Ganó sin merecerlo y enmendó de alguna manera el tropiezo de hace dos semanas ante el PSG. Lo siguiente será un doble duelo con el Karpaty, un arma de doble filo. Veremos si con Gregorio al mando, los modestos dejan de subirse a las barbas nervionenses.

el 30 sep 2010 / 21:25 h.

Cigarini marca el 0-1.
Desde la perspectiva de haber superado ya aquella década, quedan casi olvidados los tiempos en que era bastante habitual ver por la calle una de aquellas camisetas amarillas fluorescente, de dudoso gusto, con el nombre de un tal Sammer. Aquel Borussia no muy conocido que, en el 97, alcanzaba el olimpo futbolístico al imponerse en la final de la Champions de Roma a la poderosísima Juventus de Turín. Pero los tiempos del bravo centrocampista pelirrojo pasaron a la historia, y el amarillo de los de Dortmund se fue apagando a la par que el propio club. Entonces, el Sevilla estaba sumido en la mediocridad y apenas contaba con tres decenas de partidos europeos. Las cosas cambian.

Ayer, sin embargo, los nervionenses completaron su primer centenar de partidos en competición continental marcado en su principio y final por campeones de Europa. La lista comenzó hace 53 años y un puñado de días recibiendo a todo un Benfica de los de antes que, por cierto, salió derrotado de Nervión por  3-1. A buen seguro, aquel Sevilla de Bustos, Arza, Ramoní y Pahuet brilló más que el de Palop, Navas, Luis Fabiano y Kanouté ayer.

Esta efeméride, en parte, ha quedado solapada por el debut de Goyo Manzano como entrenador de los blanquirrojos. Un debut al cuadrado, ya que el entrenador jiennense nunca había dirigido a un equipo en partido oficial fuera de España. El equipo fue un calco del que le legó Antonio Álvarez. Jugó mal, sin ideas, se vio por momentos avasallado por el fútbol eléctrico y sin descanso de un Borussia de Dortmund que había ganado nueve de sus diez encuentros en todas las competiciones. Pero, en un rebote, el que peor estaba jugando, Cigarini, hizo el tanto que le valdrá a Manzano para contar a sus nietos que en su doble debut europeo y con el Sevilla ganó en el mítico Westfalen. Mejor que no cuente más detalles. Y si se encuentra con Aragonés, que discutan si el amarillo trae o no mala suerte.

  • 1