Deportes

De aquel Sevilla poderoso ya solo queda la memoria

el 16 sep 2010 / 22:02 h.

De aquel Sevilla triunfal y poderoso ya sólo queda la memoria. Por mucho que la pasada campaña fuera calificada de ‘sobresaliente’ por Del Nido, Monchi y cia después de ganar la Copa y celebrar una clasificación para la Champions que a la postre no ha sido tal. Este Sevilla cuenta casi todas sus apariciones por decepciones. Y la afición se empieza a hastiar.

La humillación en el Camp Nou en la vuelta de la Supercopa, el desastre total ante el Sporting de Braga –al que el Arsenal hizo seis el martes– en la previa de la Champions, el primer tropiezo liguero en casa ante el Deportivo y, de remate, el pésimo estreno ante el PSG en la Europa League, esa competición antes llamada UEFA que fue la palanca que lanzó al Sevilla a la élite del futbol europeo y mundial.

Pero de ese Sevilla, a pesar de la Copa de 2010 en la que tanto tuvo que ver el denostado Jiménez, de ese Sevilla, insisto, apenas queda  la memoria. Palop, ayer desconocidamente cantarín, y Jesús Navas, son los únicos supervivientes de aquel equipo de leyenda que hoy aún mantienen la titularidad indiscutible, condición que Antonio Álvarez le ha negado a Luis Fabiano, Kanouté, Renato o Escudé. Por algo será. Los años no pasan en balde y el plantel nervionense, para mantener su poderío de antaño, ha debido someterse a una profunda regeneración que, a la vista está, no ha dado los resultados apetecidos. Donde antes aparecían Daniel Alves, Poulsen, Keita, Adriano o Squillacci hoy vemos a Dabo, Konko, Guarente, Alexis o Cigarini. Y no es lo mismo, claro que no. Del Nido y Monchi no han acertado a la hora de reinvertir en fichajes (Chevantón, Acosta, Romaric, Mosquera, Kone, De Mul...) lo mucho ingresado en traspasos, aunque ello no quita para que este Sevilla, con todo, deba ser muy superior al París Saint Germain, al Sporting de Braga o al Deportivo de La Coruña. Y con ninguno de ellos ha podido, así que ya puede ir Antonio Alvarez enmendando la plana o me da a mi que no llega a comerse estas Navidades los polvorones.

Sevilla, ciudad de Champions, así reza en los carnets sevillistas de esta temporada, puestos en circulación antes de la debacle de Braga. La crisis de identidad parece haber alcanzado también al departamento de márketing. Y es que cuando las cosas empiezan a venir torcidas...

  • 1