lunes, 18 febrero 2019
08:13
, última actualización
Local

De aquí se sale muy limpio

El Hospital Universitario Virgen del Rocío realiza un simulacro de emergencias de riesgos tecnológicos, donde han aprendido a descontaminar a pacientes que hayan tenido contacto con sustancias tóxicas.

el 30 jun 2010 / 18:17 h.

TAGS:

En este túnel se descontamina a los pacientes que no pueden valerse por sí mismos y tienen que ir en camilla.

Profesionales de la salud y de mantenimiento han aprendido cómo descontaminar y tratar a los pacientes que han sufrido accidentes nucleares, biológicos, químicos o radiológicos.

Para poner nada descabellado, si un camión de cloro tuviera un accidente y volcara, las personas afectadas por el siniestro tendrían que pasar por esta unidad.

En total han sido 24 sanitarios los primeros que se han formado para esta labor, dividiéndose en 3 grupos diferenciados: 8 médicos, 8 enfermeros y 8 personas de mantenimiento.

El simulacro fue el ejercicio final de la formación que se ha impartido en el centro durante dos semanas. En este tipo de accidentes los afectados deben ser aislados y permanecer en una zona específica para proceder lo antes posible a su descontaminación.

Para realizar el ejercicio se montó una tienda de campaña específica para estos casos que cuenta con 3 zonas de descotaminación. A los lados hay dos ‘túneles' o vías, uno para hombre y otro para mujeres, donde los accidentados que no estén impedidos físicamente pasan a darse una ‘ducha' descontaminante.

Primero tienen que dejar la ropa contaminada en un recipiente específico, luego pasan a darse una ducha, primero con agua jabonosa y luego con agua limpia y a la salida, hay un equipamiento para vestir a los pacientes. Este proceso dura entre 3 y 5 minutos.

El túnel central, que ha sido el protagonista del simulacro, es en el que los sanitarios y técnicos descontaminan a los afectados que no puedan valerse por sí mismos, los cuales van en una camilla. En esta ocasión se tarda un poco más tiempo porque hay que lavar al paciente exhaustivamente, hay que darle la vuelta y, obviamente, éste no puede ayudar en la tarea. Además, en muchos de los casos hay que dar a la vez soporte vital.

Pero los sanitarios no sólo aprenden a descontaminar a los demás, sino que ellos deben aprender cómo vestirse, cómo usar el equipo necesario y, lo más importante, cómo desvestirse para no contaminarse ellos mismos una vez han terminado con los pacientes.

De hecho, llevan diferentes uniformes dependiendo de la zona en la que se encuentren. Si el sanitario está en la zona templada, es decir, donde se descontamina al paciente, su equipamiento está motorizado y es de mayor seguridad.

Si está en la zona fría, donde el paciente ya está descontaminado y dispuesto para salir, los sanitarios llevan un uniforme que no está motorizado porque ya no hay tanto riesgo.

El material de esta nueva unidad se almacena en un módulo que hay cerca de Urgencias y se desplegaría cuando fuera necesario. Habitualmente se pondría a la entrada de las dos urgencias del hospital para derivar a los pacientes, una vez descontaminados, al área que sea más conveniente, ya fuera en el General o en el de Traumatología.

Según Antonio Fornelino, subdirector del área de Rehabilitación y Traumatología del hospital, "contar con gente formada en esta materia es importantísimo, ya que podemos darle solución al riesgo que pudiera haber en este tipo de lesiones. Además, vamos a evitar que estos enfermos contaminados entren en las urgencias de los hospitales pudiendo contaminar a otros enfermos".

Este curso se engloba dentro de un programa formativo específico diseñado por el Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias para los 29 hospitales públicos de la comunidad autónoma. El curso empezó en Granada, con la formación de los que luego iban a formar a sus compañeros, en este caso fueron dos personas las que se iniciaron como formadores. Luego se ha formado a los 24 profesionales que han hecho el simulacro, en su mayoría responsables de diversas áreas y definitivamente se pasará a formar al resto.

El hospital universitario Virgen del Rocío ha sido el primero que ha completado la estapa formativa, por lo que ya pueden, desde este momento, atender en esta unidad. Además, a nivel nacional, Andalucía es la primera región que dota a sus hospitales de estos equipos.

  • 1