Local

De armas tomar

Último día para visitar la II Feria Caza y Pesca en la Diputación de una ciudad con más de 55.000 licencias de ambas prácticas expedidas.

el 02 abr 2011 / 20:21 h.

TAGS:

La fascinación irremediable que produce el mundo de la caza y de la pesca forma parte sin duda del debate entre sus partidarios y detractores; una fascinación que puede intuirse, aunque sea muy modestamente en comparación con el hecho en sí de trincar una escopeta y liarse a tiros por esos montes, en el mercado del sector que esta noche cierra en el patio de la Diputación de Sevilla.

Para mayor enfrentamiento de posturas, las que están a favor y en contra, a esta cita festiva están especialmente invitados los niños, como herederos de una tradición cinegética que en Sevilla goza nada menos que de 35.000 licencias en vigor, a las que se suman otras 20.000 de pesca. Razón suficiente para pensar que esta feria, cuya segunda edición concluye, tiene serias posibilidades de seguir repitiéndose en años venideros. Porque además, los organizadores de la Diputación han sido muy listos y han llenado aquello de alicientes muy estimulantes y atractivos incluso para quienes no están mucho por la idea de convertirse en arponeros de los Mares del Sur ni nada que se le parezca.

Esas otras razones, o esos otros atractivos, también se podrán descubrir hoy en esta cita con entrada gratuita para todos. Hoy, por ejemplo, a las 12.30, está prevista una exhibición de la unidad canina de detección de venenos, que comprenderá que no es cosa que se vea a diario. Luego, entre las 12.50 y las 15 horas, se reanudarán las actividades diarias de los talleres infantiles Planeta Robinsón, un simulador de tiro, una galería de tiro con armas de aire comprimido y la proyección de documentales de caza y pesca, para quien no pueda ver en su casa los programas de La 2 por algún tipo de interferencia.

Desde las 12.30, además de lo dicho, se vivirá una de las actividades más bellas: la exposición y exhibición de vuelo de aves rapaces, con lo cual, a las tres de la tarde, se dará por concluida la sesión matinal y se despachará al respetable con la encendida esperanza de que vuelvan luego a partir de las cinco, con más tiros, más robinsones y un poquito más de pesca que por la mañana. A las 21 horas se echará el telón. Si estos tres días de feria han servido para incentivar la afición en las generaciones incipientes, ya se verá el año que viene cuando salgan a relucir las cifras de licencias.

Sería interesante que, tanto si es afecto a estas prácticas cinegéticas como si le provocan una repulsión espantosa, se pasara hoy por allí para mejorar la calidad de su documentada opinión. ¿Debe el ser humano volver a la garrota de matar osos o ha de convertirse en una pusilánime especie de criatura de plástico, incapaz de asumir su naturaleza feroz (o su naturaleza a secas)? Es más, ¿existen puntos intermedios en algo donde está en juego la vida y la muerte de los animales? No olvide que en todo esto no sólo intervienen los gustos, sino también lo de siempre, lo mismo que rige en todas partes (el periodismo, la fontanería, el pastoreo...): el negocio. Sepa que la caza en la provincia de Sevilla mueve cada año alrededor de 13,5 millones de euros, que es lo que gana Mourinho, el entrenador del Real Madrid, para que se haga una idea del pastizal. También puede darse una vueltecita por allí, ver las cañas de pescar y las escopetas y los documentales de las liebres moviendo las orejas y no pensar absolutamente en nada. Pero bueno, sería una pena desaprovechar un domingo de Cuaresma en una tarea que no aportara al cerebro los insustituibles nutrientes de la reflexión. Aunque haya quien no piensa ni a tiros, eso no es excusa.

  • 1