Cultura

De Cádiz a Jerez, pero despacito

A fuego lento es el título de un espectáculo de Andrés Peña y Pilar Ogalla que pudo verse en la pasada Bienal, y que vuelve a programarse en esta edición -convenientemente rodado y pulido- en sustitución de Edu Lozano, que sufrió hace un par de semanas un accidente de moto en Córdoba. Foto: José Manuel Cabello.

el 15 sep 2009 / 11:50 h.

A fuego lento es el título de un espectáculo de Andrés Peña y Pilar Ogalla que pudo verse en la pasada Bienal, y que vuelve a programarse en esta edición -convenientemente rodado y pulido- en sustitución de Edu Lozano, que sufrió hace un par de semanas un accidente de moto en Córdoba y debe guardar reposo.

La propuesta de estos dos jóvenes valores del baile "ha evolucionado, crecido y madurado" en estos dos años, según Peña. "Ahora mismo está muy cuajado y se va a notar en el escenario", agrega el jerezano.

Aunque habitualmente les acompaña la voz de Luis Moneo, esta vez el cantaor no podrá estar con ellos debido a compromisos inaplazables. Sí lo harán David Palomar -que vive un momento álgido después de presentar su disco en solitario Trimilenaria y actuar en el espectáculo Paso a dos de Ana Salazar y Rosario Toledo-, Inmaculada Rivero y David Lagos, así como las seis cuerdas de Ricardo Rivera -autor de la música- y Javier Patino, y las palmas de Javier Catumba.

El título del montaje hace referencia a una especial ralentización en todas las coreografías del repertorio. "Cuidamos mucho los palos, ponemos empeño en hacer el tango con gusto, tranquilo", explica. También habrá malagueñas, alegrías, farruca, martinete, tarantos, bulerías y soleás, y en todos los casos a un tiempo suave. "Queremos bailar, cantar y tocar sin ataduras, dejando por supuesto momentos de improvisación para que nada suene enlatado", subraya Peña.

Cuando se le pregunta si A fuego lento es de algún modo una respuesta al baile hegemónico que durante los últimos años ha impuesto la velocidad y la floritura como canon en los escenarios, Andrés Peña afirma que "soy bailaor y creo que en el flamenco hay cabida para todo. Lo que hacemos no es ninguna revancha, es tan sólo la manera en que nos gusta hacer las cosas".

¿Quedarán muy definidos Cádiz y Jerez en las figuras de Pilar y de Andrés? "Las dos ciudades están presentes en el espectáculo", asume el bailaor. "En las alegrías se nota de dónde viene Pilar, en la soleá por bulerías de dónde vengo yo, pero no hemos ido a buscarlo".

  • 1