Deportes

De Caldas, accionista en la sombra en el Sevilla y el Sporting

Fue presidente de la entidad hispalense entre 1996 y 1997 y sigue teniendo acciones. Además, a través de una sociedad, también participa del equipo asturiano.

el 14 oct 2010 / 20:11 h.

El próximo domingo se enfrentan en Gijón el Sevilla y el Sporting, los dos equipos de José María González de Caldas. Del primero fue presidente durante 15 meses, de 1996 a 1997, y aún hoy es el segundo máximo accionista a título particular con algo más del 10% (tras Rafael Carrión, con el 12%, aproximadamente). Además, el paquete maldito, que en teoría le pertenecía, sigue en el aire a la espera de la resolución judicial. Del club asturiano es también el segundo máximo accionista, pero relegado a un segundo plano.

La vida de De Caldas, arquitecto, constructor y empresario taurino, cambió a raíz de su mala experiencia como dirigente blanquirrojo. Llegó apuntando alto y se marchó de forma poco brillante. Pasado el tiempo, con perspectiva, la etapa del empresario en Nervión estuvo jalonada tanto por la mala suerte como por los malos resultados y la deficiente gestión. Todo aquello, aderezado con algún escándalo rosa, quemó a De Caldas hasta el punto de desaparecer de la primera plana.

Desde hace unos nueve años también es accionista del Sporting –a través de una sociedad interpuesta–, aunque sin mando, casi por deseo propio. Entró en la entidad asturiana para ayudar al entonces amigo José Fernández, máximo accionista. Salvó  incluso al club en alguna ocasión pagando las nóminas adeudadas.

Vive en Sevilla, pero cuando oye algo relacionado con el club de Nervión se cierra. “De fútbol no hablo, y del Sevilla menos, no por el equipo, pero la prensa no me trató como debía. En Gijón me tratan de otra forma”, fue lo único que declaró a este diario ayer. No tiene muy buenos recuerdos de su presidencia.

  • 1