Local

De China a los pies de la Blanca Paloma

Un grupo de chinos católicos, procedentes de Hong Kong y Canadá fueron ayer a misa en la ermita del Rocío que aspira a ser santuario internacional

el 20 jun 2011 / 19:24 h.

TAGS:

Miembros de la peregrinación china ante la Virgen del Rocío.

"Preciosa, preciosa" era lo único que atinaban a decir en castellano los 26 chinos que ayer asistieron a una misa en el santuario del Rocío. Con la Virgen aún en su maltrecho paso -apenas hace una semana de la procesión de Pentecostés en la que se le rompió un varal-, este grupo de católicos procedentes de Hong Kong y Canadá quedó prendado de la Blanca Paloma.

"¿Precioso o preciosa?" le preguntaban al santero que les atendió, José Antonio Romero, y él puntualizaba: "Preciosa. La Virgen es preciosa". La eucaristía, oficiada por el capellán que dirige esta particular peregrinación por diez santuarios españoles, se desarrolló en inglés y, en algunos tramos, en chino. En la homilía, el sacerdote explicó el origen de la advocación de Nuestra Señora del Rocío y habló de la Blanca Paloma del Espíritu Santo.

Miss Au y su marido, Walter, habían oído hablar del Rocío a través de los medios de comunicación pero, pese a que ya habían visitado España, nunca habían estado en la aldea almonteña, explicaron a Odiel en inglés.

La ruta comenzó en el madrileño Monasterio del Escorial, el domingo visitaron Guadalupe y, tras la misa a los pies de la Reina de las Marismas y hacer noche en Sevilla, se dirigen hoy a Granada para terminar en Toledo.

La hermandad Matriz les obsequió con el directorio de la Misa Pontifical del domingo de la semana pasada, una crónica del Rocío en inglés y la estampa de la Virgen con el traje nuevo, ya conocido como de Pentecostés.

Como todo romero, terminada la eucaristía y las preceptivas fotos, visitaron la tienda de recuerdos. El libro con la historia del Rocío en inglés, rosarios y figuritas de la Virgen fueron sus principales compras. "Todo lo querían tocar y ver en detalle. Le han dado mil vueltas al artículo antes de decidirse para asegurarse de que no tienen desperfectos", comentaba Carmen, una de las dependientas.

Para los almonteños, que aspiran a que su ermita reciba el reconocimiento de santuario internacional de manos del Papa el próximo mes de agosto, esto no es nuevo, aunque "sí es la primera vez que viene un grupo de católicos chinos organizados para tener una misa, Tenemos los misales en inglés, alemán, polaco, francés o portugués para los grupos que vienen de estos países", recordó José Antonio Romero. Esperaban, inicialmente, a 400 chinos pero el grupo resultó ser mucho más modesto.

  • 1