Economía

De Cospedal mete un ‘tijeretazo’ que cree "ejemplo" para España

Más trabajo para los docentes, menos liberados sindicales, privatizaciones y reducción de eventuales.

el 31 ago 2011 / 20:11 h.

Suprimir subvenciones a sindicatos y patronal. Recortar la cifra de liberados sindicales en entidades públicas. Incrementar las horas lectivas para profesores. Congelar la oferta pública de empleo. Prohibir la contratación de funcionarios interinos. Privatizar empresas públicas. Bajar los presupuestos de la televisión regional. Vender inmuebles y coches oficiales. Y suprimir el 40% de los puestos de personal eventual en la Administración pública.

Son algunas de las medidas de austeridad adelantadas ayer por la presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del Partido Popular (PP), María Dolores de Cospedal, y recogidas en lo que llama Plan de Garantía de los Servicios Sociales de Básicos, que supone un ahorro del gasto de 1.815 millones entre 2011 y 2012.

El Gobierno regional prevé 391 millones de euros menos en costes de personal gracias, entre otras medidas, a la reducción del número de liberados sindicales de los actuales 785 a 284 en la Junta de Comunidades, así como a la supresión de subvenciones a sindicatos y patronal.

De Cospedal anunció, además, la suma de dos horas lectivas semanales para los docentes de Infantil, Primaria y Secundaria, una reducción de 33 de los 34 actuales centros de formación de profesorado que existen en la región, la congelación de la oferta pública de empleo, la prohibición de contratar personal funcionario interino, el recorte en un 20% del presupuesto de la radio y televisión autonómica, la eliminación de 19 empresas y fundaciones públicas y la suspensión de ejecución de obra nueva en infraestructura, a excepción de las comprometidas en gastos plurianuales.

En lo que al gasto de personal se refiere, la presidenta también detalló que a la reducción de altos cargos y personal eventual ya acometida y a la supresión de la Comisión de la Competencia, el Consejo Económico y Social y el Defensor del Pueblo, se añade el cierre de la Oficina de la Junta en Bruselas y habrá un menor número de conductores.

En la partida de ingresos, Castilla-La Mancha pretende obtener 97,7 millones al sacar al mercado participaciones en empresas privadas -Telecom y Gas Natural- y la venta de coches oficiales -hay 2.500- y la mejora en la gestión de fondos comunitarios.

Bajarán, asimismo, a la mitad las campañas y los actos institucionales, no se comprarán nuevos coches oficiales, cuyos seguros se revisarán para así pagar menos, se creará un registro de consumo de carburantes para controlar las cantidades repostadas y también se someterá a revisión el gasto de mantenimiento de los centros sanitarios y educativos, a la vez que se priorizará el precio cuando se adjudiquen concursos públicos y se controlará la telefonía móvil. Y se quita el programa de Termalismo y Turismo Social.

De Cospedal insistió en que la clave del este plan es garantizar y mejorar el acceso a una sanidad y educación pública de calidad y generar empleo. El presupuesto de la comunidad se recortará el 20% en total.

El Ejecutivo autonómico pretende, ante todo, "defender el Estado de Bienestar ante la ruina económica heredada de anterior Ejecutivo socialista", que dejó un déficit regional del 4,9% PIB, una deuda de 7.455 millones de euros, unas obligaciones reconocidas y no abonadas de 2.600 y apenas 36 millones de liquidez.

La presidenta remarcó que el plan tiene un coste cero para los ciudadanos de la región, "porque este gran esfuerzo que hace el Gobierno lo hace sin subir un solo euro los impuestos". Por ello, solicitó el apoyo de los ciudadanos porque, advirtió, serán "dos años complicados", aunque al término de la legislatura Castilla-La Mancha tendrá "unas cuentas saneadas" y creará empleo. Su plan, "un ejemplo para España".

Y Extremadura va por idéntico camino

La Junta de Extremadura prevé cerrar 2011 con un déficit público del 6,81% del PIB –el tope autorizado es del 1,3%–, que equivale a 1.240 millones de euros, y achaca esta situación a “trampas” cometidas por el anterior Gobierno regional socialista basadas en la elaboración de un presupuesto con “supuestos falsos” que incluyen tanto ingresos como gastos “ficticios”.

El consejero de Economía y Hacienda, Antonio Fernández, calificó como “peligrosa” la situación actual de las cuentas públicas extremeñas. Cifró en 368 millones los ingresos “ficticios” y en 381 millones las “trampas” en los gastos “ficticios” estipulados por el Ejecutivo del socialista Guillermo Fernández Vara. El déficit ya reconocido a 30 de junio de este año ascendía al 2,7% del PIB (491 millones).

Fernández advirtió de que la parte de ingresos dedicada a bajar el endeudamiento “disminuirá” las inversiones productivas y las prestaciones sociales y podría haber “tensiones” en la tesorería regional “con diferimiento de pagos a proveedores y otros acreedores no financieros”.

No obstante, matizó que “esto no va a suceder” porque la Junta de Extremadura va a confeccionar como “solución” unos presupuestos autonómicos para 2012 “austeros y realistas que combatan el déficit excesivo que el anterior Gobierno ha provocado”.

El consejero avanzó que está elaborando un inventario de uso y disfrute del parque móvil de la Administración regional para proceder a su “recorte” y lograr con ello “un importante ahorro en seguros, garajes, etcétera”. “Los únicos que están facultados para utilizar coches oficiales (con conductor) son el presidente y los consejeros”, apuntó.

  • 1