martes, 13 noviembre 2018
07:23
, última actualización
Local

De gesta a posible fracaso

El Centro Velázquez no cuaja y la única salida parece ser la de crear un patronato con Focus para el museo.

el 19 jun 2012 / 20:17 h.

TAGS:

En menos de un mes se cumplirán cinco años desde que Sevilla recuperó la Santa Rufina, un lienzo atribuido a Velázquez cuya adquisición supuso toda una gesta impulsada por la sociedad civil, que se quitaba así la espinita de 1999, cuando el cuadro fue subastado en Nueva York, adquirido por un particular y dado por perdido para siempre. Desde entonces andaba en manos privadas, pero el destino volvió a cruzar esta obra de arte en el camino de la ciudad.

Una operación que en su día fue calificada de maestra, ideada por el entonces delegado municipal de Cultura Juan Carlos Marset , propició que esta pieza retornara a la capital hispalense. Una fórmula para que su adquisición, por más de 12 millones de euros, no costara nada a las arcas públicas.

Mientras la ciudadanía se movilizaba -concretamente la asociación Velázquez por Sevilla- organizando una cuestación popular apoyada por el Ayuntamiento, tras el rechazo de la Junta y el Ministerio de Cultura a apoyar la adquisición, se ideaba una fórmula de colaboración público-privada. El Consistorio convenció a la Fundación Focus Abengoa para que fuera ella quien aportara el dinero para la compra. A cambio, la corporación local cedería un velázquez de su propiedad, la Imposición de la casulla a San Ildefonso , valorado en 9,3 millones, para constituir un centro de investigación dedicado al pintor sevillano. Cada anualidad invertiría 500.000 euros en actividades en este nuevo museíto, en el Hospital de los Venerables y, pasados 75 años, la Santa Rufina pasaría a ser de propiedad municipal. De esta forma se podía comprar el cuadro con apoyo de la iniciativa privada.

La operación parecía perfecta, cuando aún nadie sospechaba de la crisis que se avecinaba. Ahora, cinco años después, de este acuerdo no se ha cumplido ni un solo año. Ni se va a cumplir.

Desde la subasta, la obra permanece en el Hospital de los Venerables, arropada por otros lienzos de insigne firma, constituyendo el Centro Velázquez que, pese a su incuestionable valor, no termina de cuajar ni atraer al número de visitas que merece este pintor sevillano.

El Ayuntamiento anunció la pasada semana que pretende renegociar las condiciones de la compra, y aunque desde la Delegación de Cultura se insiste en que aún no se han sentado a decidir qué hacer con este acuerdo incumplido e incumplible, lo cierto es que cuando se gestó la operación ya se abordaron distintas posibilidades a las que Focus no se cerraba.

Juan Carlos Marset recuerda que la fundación de Abengoa siempre estuvo dispuesta a ser flexible con las condiciones pactadas. "Focus estaba abierta a que, si no había dinero, se redujera la aportación municipal, e incluso a rebajar el número de años del acuerdo. Llegamos a hablar de que fueran 30 años en lugar de 75", explica a El Correo. "Siempre tuvieron una actitud razonable. La fundación lo que quería era tener negro sobre blanco un acuerdo y un compromiso para la presencia de la Imposición de la casulla. Y tampoco estaban cerrados a otras opciones".

En concreto, el exdelegado se refiere a la posibilidad que se barajó inicialmente y que, de hecho, sería la preferida para algunos responsables municipales actuales. Depositar la Santa Rufina en el Museo de Bellas Artes.


Esta operación es, sin embargo, la más complicada, puesto que implica a otras administraciones, específicamente a la Junta.

"Focus y el Ayuntamiento planteamos y dejamos abierta la puerta a crear en el Bellas Artes un patronato como el del Prado, donde tuvieran representación las instituciones públicas de Sevilla, así como privadas, donde los coleccionistas de la ciudad y toda España pudieran hacer donaciones, jugando un papel relevante en este organismo", sostiene Marset. Ese patronato daría estabilidad a la pinacoteca y le permitiría crecer en fondos económicos y artísticos.

Sin embargo, la Junta viene negándose desde la pasada legislatura a abrir este museo a más administraciones, arguyendo que ahora la prioridad es la ampliación y que luego "ya se verá".

Pero la llegada del nuevo consejero Luciano Alonso a Cultura y de Elia Maldonado a la Dirección General de Bienes Culturales e Instituciones Museísticas puede suponer quizá algún cambio en esta postura.

La fecha clave será el mes de septiembre, cuando el Ayuntamiento deberá renovar la cesión a Focus de varios lienzos de Velázquez, Zurbarán y Varela, entregados en compensación por los 500.000 euros no abonados.

  • 1