Deportes

De grande a mediocre en Europa

El Sevilla encadenó trece eliminatorias seguidas superadas entre 2005 y 2008; ahora lleva cuatro consecutivas cayendo.

el 26 ago 2011 / 19:21 h.

No han pasado muchos años desde que el Sevilla fuera un equipo de lo más temible en Europa. Para ello le valieron las consecuciones de dos Copas de la UEFA consecutivas y la Supercopa ganada entre medio al FC Barcelona. Pero todo ha cambiado, el equipo que arrasaba en cualquier país se ha convertido en otro al que le tiemblan las piernas cuando se enfrenta a vida o muerte en duelo internacional.

Y es que el Sevilla no ha conseguido la clasificación en una eliminatoria europea desde que el 2 de octubre de 2008 superara holgadamente al Red Bull Salzburgo en la primera eliminatoria de la UEFA de aquella temporada. Desde entonces, las participaciones sevillistas en competición continental se han saldado con decepcionantes eliminaciones que han mermado la moral de la hinchada de un Sánchez Pizjuán que no estaba acostumbrada a ver caer a su equipo.

De la eliminatoria en Austria, los hombres que entrenaba Jiménez pasaron a una fase de grupos que no pudieron superar con un decepcionante último partido ante la Sampdoria. Para la temporada siguiente, el Sevilla se clasificó directamente para la fase de grupos de la Champions League al quedar tercero en Liga, evitando la previa. En un grupo formado por el Stuttgart, el Unirea y el Glasgow Rangers, los blanquirrojos no tuvieron problemas para ser primeros.

En octavos, el bombo les emparejó con un asequible CSKA de Moscú con el que empataron en tierras rusas. Pero en el partido de vuelta, con todo a favor, las diabluras en el golpeo de balón de Honda y las desaplicaciones defensivas posibilitaron el primer descalabro de la lista.

Si dura fue aquella caída, aún peor fue la siguiente. En una temporada complicada en Liga, el Sevilla logró in extremis el cuarto puesto con un gol de Rodri en el último minuto del último partido -posteriormente sería sancionado el Mallorca y habría entrado en la previa de Champions pese a haber perdido en Almería-. Pero todo el esfuerzo se vino abajo cuando, en agosto, el Sporting de Braga luso consiguió ganar a los de Antonio Álvarez 1-0 en su campo y, de nuevo, los nervionenses no fueran capaces de remontar la eliminatoria ante sus aficionados.

Tras esa eliminación, el equipo se vio abocado a la fase de grupos de la Europa League 2010/11. El equipo que dirigía Manzano se clasificó para dieciseisavos pese a su irregular trayectoria. Allí se vio las caras con el Oporto, que ganó 1-2 en el Pizjuán y se puso la eliminatoria de cara. En Do Dragao, el conjunto hispalense ganó 0-1, pero fue insuficiente y cayó en un emparejamiento europeo por tercera vez seguida.

Que al Sevilla se le ha atragantado la competición europea es una obviedad que se confirmó antes de ayer, cuando confirmó su cuarta eliminación seguida en sus últimas cuatro eliminatorias. Nada que ver con la racha que vivió no hace tantos años. Desde que el equipo entrenado por Caparrós cayera ante el Parma en marzo de 2005, encadenó una racha de trece eliminatorias consecutivas superadas hasta que el Fernerbahçe despertó al sevillismo del sueño en los octavos de la Champions celebrados en marzo de 2008. Tres años sin caer en Europa exceptuando la Supercopa perdida ante el Milan poco después de la muerta de Antonio Puerta.

El tercero en fracasar. Además, la eliminación ante el Hannover 96 le ha convertido en el tercer equipo español que no supera la ronda previa a los grupos desde que la Europa League -o Copa de la UEFA- se juega con un formato que incluye un play-off previo a los grupos. El Osasuna cayó en 2005 ante el Rennes, mientras que el Zaragoza hizo lo mismo ante el Aris de Salónica en la previa de 2008.

Curiosamente, el verano pasado el Sevilla también se convirtió en el tercer equipo español que no superaba la ronda previa de la Liga de Campeones tras el Mallorca y el Osasuna. Precisamente, ahora han igualado con los pamploneses en el penoso logro de caer en dos previas consecutivas. Los ‘rojillos' cayeron en la de la UEFA de 2005 y en la de la Champions de 2006 ante el Hamburgo. El Sevilla ha invertido el orden de los factores, pero no el decepcionante producto.

  • 1