Local

De gravera a parque acuático en La Rinconada

La antigua gravera de las afueras de La Rinconada se convertirá, en 18 meses, en un parque acuático gracias al trabajo desarrollado por los cuarenta alumnos de la escuela taller Las Graveras. Todo un reto para su futuro profesional que favorece, al mismo tiempo, el desarrollo de la localidad.

el 16 sep 2009 / 06:49 h.

TAGS:

El Correo

La antigua gravera de las afueras de La Rinconada se convertirá, en 18 meses, en un parque acuático gracias al trabajo desarrollado por los cuarenta alumnos de la escuela taller Las Graveras. Todo un reto para su futuro profesional que favorece, al mismo tiempo, el desarrollo de la localidad.

Tras finalizar los seis meses de formación teórica, los 40 alumnos que participan en la escuela taller Las Graveras, que se forman en jardinería, albañilería, carpintería metálica y de madera, comenzarán a poner en práctica lo aprendido. Durante 18 meses, estos jóvenes desempleados trabajarán sobre el terreno para convertir una antigua gravera en desuso que se encuentran en las afueras del municipio en un parque con un lago artificial que sea la referencia metropolitana para la práctica de los deportes acuáticos.

Como explica el alcalde, Javier Fernández (PSOE), "estos jóvenes participarán en un proyecto importante que, además, contribuirá al desarrollo de la localidad y que quedará para siempre como aportación de la escuela taller al resto de los vecinos". El futuro Parque de Las Graveras ocupará un espacio de 15 hectáreas. En ellas se instalarán cuatro pabellones en torno al lago donde se ubicarán tiendas, zonas de ocio, de relax y cafeterías, entre otros. Asimismo, el proyecto contempla también la construcción de un muelle y embarcadero donde se podrán realizar actividades acuáticas.

Serán los alumnos de la especialidad de jardinería los encargados de plantar árboles de sombra, coníferas y arbustos, entre otras especies. Los de carpintería metálica instalarán cancelas, toboganes, papeleras o aparcamientos de bicicletas y los alumnos de madera colocarán los circuitos de gimnasia, los juegos infantiles y toda la cartelería de orientación del parque.

Además, en una fase posterior ejecutarán la estructura parcial de los pabellones y los habitáculos de la zona didáctica de la escuela deportiva.

De momento, y como puesta en práctica de lo aprendido en las clases teóricas, los alumnos acaban de ejecutar un quiosco que se usará como bibliopiscina que, hace unos días, entregaron a la delegada municipal de Desarrollo, Pilar García Extremera, y que dará servicio a la piscina del polideportivo Francisco Sánchez.

García Extremera animó a los alumnos a "absorber el conocimiento y la experiencia que la escuela taller les aporte ya que éstos serán los argumentos que puedan presentar de cara a futuras contrataciones".

Y es que, "las Escuelas Taller forman a aquellos jóvenes, de entre 16 y 24 años, que, por distintas circunstancias, no han podido terminar sus estudios y favorecer de esta forma su inserción en el mercado laboral", apunta el regidor. Además, durante la formación práctica, los alumnos disfrutan de un contrato de formación que les proporciona el 75% del salario mínimo.

  • 1