martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Cultura

De la basura a obra maestra

José Hinojo y Francisco J. Gómez Pinteño exponen fotografía y escultura en La Galería Roja.

el 13 dic 2013 / 00:43 h.

Materiales de desecho y fantasía, la alquimia de las obras de José Hinojo. / J.M.Paisano (Atese) Materiales de desecho y fantasía, la alquimia de las obras de José Hinojo. / J.M.Paisano (Atese) Aunque lleva más de 30 años exponiendo en toda Europa, especialmente en Suiza –su país de adopción hace años–, José Hinojo nunca había mostrado su trabajo, por increíble que parezca en una galería española. Ayer pudo sacarse esa espinita con la inauguración en La Galería Roja (calle Peral, 10) de La naturaleza más viva, muestra que el artista de la localidad gaditana de Prado del Rey comparte con su joven paisano, FranciscoJavier Gómez Pinteño. “Estoy saboreando este hecho nuevo para mí, y me siento muy bien”, comentaba el artista momentos antes de la apertura. “La galería no es muy grande, no he podido abarcar un espectro muy amplio de obras, pero es una enorme alegría poder enseñar mi trabajo en Sevilla”. Una de los aspectos que ha caracterizado la obra de Hinojo a lo largo de estos años ha sido el empleo de cualquier material de desecho, desde hierros a madera, pasando por cartón o vidrio. Tal vez por eso no sorprenderá a quienes vienen siguiéndole que una de las piezas que muestra en Sevilla sea una intervención sobre unas antiguas butacas procedentes de un viejo cine de Villamartín, con óleo, cal y acrílico. “Es un tributo a San Valentín”, sonríe mientras se mesa las puntas de sus llamativos bigotes. “Cuando levanté el forro de los sillones, apareció Tápies. Es una obra muy sencilla, casi naïf, que me hizo volver al color después de mucho tiempo”, agrega. Luego están dos piezas de gran formato, en cartón sobre lienzo, en forma de cilindro, que Hinojo ha titulado Lo que sueñan los faraones y Los faraones verticales. Como suele ocurrir a menudo en su producción pictórica, el artista lleva las obras a la frontera con la escultura, troquelando personajes que se apoyan sobre el lienzo, pero flotan suspendidos en el aire por alambres. La propuesta de Hinojo se completa con tres piezas grandes y dos pequeñas de una serie que lleva desarrollando durante muchos años, basadas sobre la madera del quejigo, dura como el hierro, que el artista transforma en una suerte de tótems, aprovechando las propias texturas y formas del tronco para grabar sobre el líneas apenas sugeridas, símbolos, figuras que tienen algo de primitivo, todo en diálogo sobre la misma superficie. Asimismo, la muestra incluye unos dibujos realizados en mina de plomo, que tienen como motivo principal el olivo, protagonista del paisaje que rodea cada día a Hinojo en su casa de la sierra gaditana. Por su parte, Francisco Javier Gómez Pinteño ha querido llevar a La Galería Roja un trabajo muy relacionado con el propio José Hinojo: una serie de fotografías, reveladas sobre aluminio, que tienen al artista como modelo, disfrazado en múltiples poses para rendir homenaje a figuras como Mariano José de Larra, El Greco, Frida Khalo, Don Quijote o Santa Teresa de Jesús. “Es un trabajo que empezó como un juego, pero muy en serio”, comenta Hinojo. “Nos pilló a los dos en un momento de crisis a todos los niveles, especialmente creativo, y nos dijimos ¡algo hay que hacer! Empezamos a sacar ideas, y éste es el resultado”, añade. A propósito de la crisis, José Hinojo cree que su trabajo se ve extrañamente revalorizado en este momento en que, dadas las terribles circunstancias económicas, los contenedores de basura son chequeados cada cinco minutos, y es imposible abandonar en la calle una estantería o cualquier artefacto de hierro para que desaparezca en un visto y no visto. “Me hace pensar que mi trayectoria no ha sido del todo errónea”, vuelve a sonreír. “Mi relación con los materiales, con la madera, el hierro y el cartón, ha sido de verdad y de intimidad total desde que empecé en esto, hace tres décadas”, confiesa el creador gaditano. “Lo fundamental es que me siento un hombre afortunado, porque trabajo con cualquier cosa. No necesito nada, porque para crear me lo encuentro todo. Esa es mi libertad”, apostilla. La exposición La naturaleza más viva estará abierta al público hasta el próximo 16 de enero, en los horarios habituales de martes a sábado, de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas.

  • 1