Local

De la Feria al percance de José Tomás

el 03 may 2010 / 18:59 h.

TAGS:

Nuevos frentes. Se apagaron los farolillos y en la plaza de la Maestranza quedó atrás un largo serial que ha redibujado el mapa de las posiciones del toreo. El Juli sale de Sevilla empuñando con fuerza una vara de mando que le separa del resto de la torería andante. El trascendental ciclo abrileño también refuerza las posiciones del mejor Manzanares y mantiene el papel de Morante, que una vez más pasó por Sevilla sin que ni un solo toro le embistiera por derecho. En el capítulo de sorpresas, no hay que dejar de anotar la refrescante revelación de Oliva Soto, que pide nuevas oportunidades para confirmar lo apuntado en la Feria de Abril.

Los otros.
Si los nombres de arriba marcan la cumbre, hay otra lista en la Feria: un alarmante parte de bajas que afecta especialmente a tres de los toreros que partían como generales del serial sevillano. El Cid, Daniel Luque y Miguel Ángel Perera salen tocados en la mismísima línea de flotación y afrontan la inminente isidrada cargados de lastre. De este mismo saco se escapa muy por los pelos el francés Sebastián Castella, que desnudó sus limitaciones y marcó su techo ante uno de los toros más bravos de la feria al que cortó una justita oreja.

Trepidante alta. La actualidad de la semana navegó por otros mares y hasta cruzó el océano. La información y la desinformación sobre el archiconocido y grave percance de José Tomás ha ido llegando puntualmente cada día hasta rematarse con una sorpresiva  –por temprana– alta que ha levantado suspicacias en no pocos foros. Desde este Observatorio no se duda ni un milímetro de la extrema gravedad de un percance que estuvo a punto de desangrar al diestro de Galapagar camino de la enfermería. Pero eso no quita que, como tantos aficionados, no dejemos de sentir cierta perplejidad por la tormenta de datos –algunos eran pura fábula– que han adornado la impactante noticia desde que la madrugada del Domingo de Farolillos se convirtiera en un grito en todos los rincones del planeta de los toros. Fruto de esa controversia fue la redacción de un parte facultativo oficial que zanjara de una vez las especulaciones sobre el alcance de las lesiones sufridas por Tomás. Aunque el documento adolece de concreción, si permite saber que el tremendo cornadón no afectó a la ilíaca y la safena y descarta la realización de un by-pass que habría complicado enormemente la recuperación del diestro de Galapagar, que como todo el mundo sabe se recupera ahora en su domicilio de Aguascalientes. El hombre ya está salvado, ¿para cuando estará el torero?

Descalabros variados. La fecha de su hipotética vuelta a los ruedos debe ser una incógnita hasta para el propio matador, que sólo puede volver a la palestra en plenitud de condiciones: completamente recuperado por dentro y por fuera. Pero el caso es que el percance de José Tomás deja en la cuerda floja a numerosas empresas que habían basado el poder de convocatoria de sus respectivos abonos en la presencia del genio herido. La inminente feria de Jerez ya ha tenido que ser remendada y González de Caldas anda tentándose la ropa en Córdoba después de emplearse en una ambiciosa campaña que ha elevado considerablemente la siempre birriosa nómina de abonados del difícil coso de los Califas. ¿Se los devolverán en masa? Tampoco parece fácil que el ídolo caído pueda cumplir los compromisos del mes de junio aunque a tenor de la velocísima alta parece que los milagros sí existen.  

alvarordelmoral@hotmail.com

  • 1