Deportes

De la noche de Reyes a la noche de Halloween

el 30 oct 2010 / 22:18 h.

Villa celebra el 5-0, su segundo gol.
-->-->-->

Perder con el Barça en el Camp Nou entra dentro de la lógica del fútbol, de hecho la de ayer fue la séptima derrota consecutiva que encajan los nervionenses en el coliseo azulgrana, salvedad hecha del sonado 1-2 copero de la pasada noche de Reyes. Pero hacerlo por 5-0 hacía ya 44 años que no se producía.

De aquella noche de Reyes a esta de Halloween han cambiado bastantes cosas en el Sevilla, que se ha cobrado las víctimas de Manolo Jiménez y Antonio Álvarez pese a que en sus vitrinas luce una nueva Copa del Rey. El Barça tiene una Liga más (y otra Supercopa) y el mismo despampanante equipo de las últimas temporadas, sobre todo cuando lo dirige Xavi, que ayer reapareció para liderar otra exhibición azulgrana ante un Sevilla que no pasó de comparsa por mucho que Manzano anunciara que los suyos saldrían sin complejos ni miedos. Cuando llegó el 1-0, a los cuatro minutos, los blancos aún no habían sido capaces de salir de su campo, tal era la presión de los culés y su apabullante posesión del balón, que llegó a rondar en varias fases del partido el 75%.

Si al Barça no le discutes el balón, te puedes esperar lo peor. Y lo peor para el Sevilla fue que Villa se reencontró con el gol anotando uno de sombrero, el 2-0, y que Konko fue expulsado justo antes del descanso por una clara falta sobre Pedro cuando ya tenía una amarilla. El panorama, al descanso, era desolador: Daniel Alves marcó el 3-0 al poco de comenzar la segunda parte, aunque no quiso celebrarlo por respeto a su ex equipo, y Messi hizo luego el cuarto.

Con el 4-0 se repetía el resultado de las tres últimas visitas al Camp Nou (dos en Liga y una en Supercopa) y al verlo todo resuelto Guardiola empezó a reservar a sus piezas clave para la Champions. Parecía que no iba a haber más sangre, pero justo en el último minuto Villa sació sus ansias al anotar el 5-0, un resultado humillante para este Sevilla que trata de levantar cabeza y que ayer ofreció una pobrísima impresión. De todos modos, lo mejor será olvidar la goleada cuanto antes, pues la Liga del Sevilla, definitivamente, no es la del Madrid ni la del Barça: el próximo lunes recibirá al Valencia (antes al Karpatys en la Liga Europa) y ahí se podrá evaluar mejor si con Manzano el equipo ha mejorado, algo que pone seriamente en duda este sonrojante 5-0.

  • 1