Local

De la pasión cofrade al bus ateo

¿Se subiría a un autobús que porta un anuncio que asegura que Dios no existe? No hace falta que responda ahora, aunque a lo mejor tiene que hacerlo en un días porque, desde hoy, el bus ateo tiene permiso para circular por las calles de Sevilla. Y todavía huele a incienso...

el 16 sep 2009 / 01:14 h.

TAGS:

¿Se subiría a un autobús que porta un anuncio que asegura que Dios no existe? No hace falta que responda ahora, aunque a lo mejor tiene que hacerlo en un días porque, desde hoy, el bus ateo tiene permiso para circular por las calles de Sevilla. Y todavía huele a incienso...

Sevilla afronta hoy la resaca de su semana más devota y resulta que, también desde hoy, cualquier autobús de Tussam puede convertirse en uno de esos que han sido bautizados como ateos y que ya recorren varias capitales de España y de otros países de toda Europa.

La idea de traer a Sevilla los anuncios que niegan que Dios exista la tuvo la Unión de Ateos y Librepensadores (UAL) y la de esperar a que acabara la Semana Santa para darles el visto bueno los socios del Gobierno municipal. Con ello se han ahorrado que las cofradías se cruzaran con uno de estos autobuses pero no que en la calle la polémica esté servida. "Me parece una falta de respeto", se queja Catalina García, que se declara católica. "No entiendo por qué hay que herir la sensibilidad de nadie con una campaña publicitaria", añade. También su esposo, José Zuñiga, está en contra: "Es una ofensa para los creyentes".

Lo que para unos es falta de sensibilidad para otros, como Manuel Paleteiro, "es un ejemplo de lo que significa la libertad de expresión". Como un "callejón sin salida" lo define su mujer, Carmen Marcos, a la que esta campaña le parece tan "inútil" como la que pueda hacer la Iglesia. "Deberían invertir el dinero y las energías en otras cosas que más necesarias", sentencia.

Los miembros de UAL no lo han tenido fácil para poner en práctica su iniciativa en algunas ciudades como en Zaragoza y Valencia, donde han llegado incluso a emprender acciones legales contra sus Ayuntamientos. "No me gustaría que llegara a mi ciudad", cuenta Yolanda Cabrera, una cordobesa que pasa el Domingo de Resurrección en Sevilla. "Cada uno puede pensar lo que quiera pero esta es una forma muy agresiva de hacerlo".

El Ayuntamiento ya ha dado el permiso aunque queda por ver cómo luce la polémica publicidad en Sevilla y cuánto tiempo pasará hasta que otros colectivos decidan contraatacar. ¿Esperará al siguiente si el bus que le toca no comulga con su fe? También habrá que esperar para verlo.

  • 1