sábado, 19 enero 2019
22:32
, última actualización
Deportes

Betis-Albacete: de la portería a la meta de verdad

LA PREVIA. El Betis, obligado a superar el caso Adán y el fiasco ante la Ponferradina, tiene un solo bjetivo: ganar y volver a la zona privilegiada de la tabla. N’Diaye regresa y el rival pierde a Rubén Cruz.

el 14 sep 2014 / 09:25 h.

Real Betis - Llagostera. Relaño y Adán. / Foto: Inmaculada Flores Relaño y Adán, el pasado miércoles / Foto: Inmaculada Flores. Hay en el Betis una especie de rasgo genético que lo condena irremediable e inevitablemente al conflicto, a los problemas. Con dos victorias en los dos primeros partidos, imagen al margen, y el liderato en su poder, Adán no tuvo mejor idea que airear su descontento con el entrenador de porteros, Kike Burgos. El desenlace fue el despido del exguardameta... y un importante ridículo en el campo de la Ponferradina. Siete días después de aquel fiasco, el Betis está obligado a olvidar ese último episodio (por ahora) de su querencia por las dificultades, sean impuestas o autoinfligidas. Está obligado porque más allá de su portería está su auténtica meta, entendida no como el hábitat del portero sino como objetivo: el ascenso a Primera. Y_para eso tiene que ganar muchos, muchos partidos. Ya lo ha hecho dos veces y hoy, ante el Albacete Balompié, perseguirá la tercera. No es misión fácil para el equipo de Julio Velázquez. La derrota en El Toralín le ha hecho mucho daño, más allá de los siete puestos que ha perdido en la clasificación. Ha hecho daño en el ánimo de los futbolistas, ha hecho daño en la confianza de los aficionados y ha hecho daño, en definitiva, en la credibilidad de un proyecto que tampoco era el más convincente posible, por mucho que los verdiblancos hubiesen logrado el seis de seis en las dos primeras jornadas. El técnico intenta transmitir naturalidad desde el minuto uno, tanto en la victoria como en la derrota, pero un varapalo como el de Ponferrada para un conjunto como el Betis deriva obligatoriamente en una amplia reconsideración de muchas cosas dentro y fuera del vestuario. El caso es que la escuadra verdiblanca pudo salvar al menos el incómodo escollo que supuso la primera eliminatoria de la Copa del Rey, ante el modesto Llagostera, y ese cierto aire que ganó entre semana le ha dado para llegar indemne a este choque contra un clásico de Primera en los años 90. Este Albacete recién ascendido desde Segunda B no tiene nada que ver con aquel queso mecánico que elaboró Benito Floro, pero la ilusión en la ciudad manchega es tan grande que diríase que José Luis Zalazar ha resucitado para el fútbol y de nuevo está lanzando esas andanadas que eran sus faltas directas. El conjunto ahora dirigido por Luis César Sampedro va quinto por la cola, pero practica un fútbol alegre, vistoso y atacante. Es decir, lo que peor le viene a este Betis inseguro a lo largo y ancho de su defensa en particular y de todo su sistema de contención en general, como bien demostró (y explotó) la Ponferradina. Cara y Cruz Velázquez, pese a todo, cuenta con un par de factores que le favorecen, al menos en teoría. En lo que respecta a su bando, N’Diaye retorna a la competición tras el periplo con su selección de Senegal. Huelga decir que el Betis gana una barbaridad con su presencia en el césped: da igual que sea en el centro del campo, donde parece que estará por la baja de Xavi Torres, con molestias en el calcáneo; o en el eje de la zaga, donde tendrá sitio de sobra a no ser que Perquis, Jordi y Bruno se transformen de repente en grandes centrales. En el cuarteto defensivo, por cierto, siguen de baja Piccini y Álex Martínez, de modo que Molinero recobra la titularidad y Casado sobrevive en el once a pesar de su pésima actuación en tierras leonesas. La segunda buena noticia para Velázquez es que uno de los futbolistas más peligrosos del Albacete se ha quedado en su casa. El exbético Rubén Cruz, pichichi de los blancos en el ascenso (26 goles) y su hombre de más calidad en ataque, sufrió unas molestias en el último entrenamiento y se cayó de la convocatoria de Sampedro, que al menos conserva a los dos Díaz:_Jorge es su principal goleador en lo que va de campaña (2 dianas) y César es el autor del otro tanto que ha conseguido el Alba. Y falta el asunto de moda en Heliópolis. Más que asunto, debate. ¿Adán o Dani Giménez? Por un lado, se antoja muy poco natural que Velázquez, en su continua búsqueda de la normalidad, quite los guantes al titular indiscutible en la Liga. Por otro, el suplente rindió a buen nivel en la Copa. Hay más dudas:_Kadir o Matilla, Jorge Molina o Rennella... La actuación del primero en la Copa y el gol del tercero en Ponferrada son buenos indicios a su favor. Lo que sea por redimir los pecados de Ponferrada, referencia de lo que no debe volver a hacer el Betis si quiere alcanzar su meta, que es mucho más importante que cualquier debate inútil sobre su portería.   Alineaciones probables: Real Betis: Adán; Molinero, Perquis, Jordi, Casado; Lolo Reyes, N’Diaye; Cejudo, Kadir, Rubén Castro y Jorge Molina. Albacete Balompié: Alberto; Antoñito, Noguerol, Gonzalo, Fran García; César Díaz, Mario, Edu Ramos, Jorge Díaz; Chumbi e Indiano.

  • 1