Local

De la Vega a la Iglesia 'La sociedad ya no tolera tutelas morales'

El Gobierno llevó ayer al Congreso su relación con la Iglesia, y lo hizo para insistir en que sus diferencias son con algunos obispos, no con el conjunto de la institución. En este sentido, subrayó que los prelados "han faltado a la verdad" y les advirtió de que ni la sociedad ni el Ejecutivo aceptan "tutelas morales". (FOTO: EFE).

el 14 sep 2009 / 22:30 h.

TAGS:

El Gobierno llevó el jueves al Congreso su relación con la Iglesia, y lo hizo para insistir en que sus diferencias son con algunos obispos, no con el conjunto de la institución. En este sentido, subrayó que los prelados "han faltado a la verdad" y les advirtió de que ni la sociedad ni el Ejecutivo aceptan "tutelas morales".

El Gobierno llegó al Congreso nada menos que a su vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, quien reprochó a los obispos que hubieran "faltado a la verdad" en la manifestación de Madrid del 30 de diciembre.

De la Vega compareció a petición propia en la Comisión Constitucional para explicar la situación de las relaciones entre el Estado y la Iglesia. En este contexto, trasladó su respeto al derecho de "una parte" de la jerarquía eclesiástica a censurar al Gobierno, pero también exigió "el mismo respeto" para el Ejecutivo cuando cumple sus compromisos electorales, y lanzó una advertencia a la Iglesia: "Lo que ya no resulta tan tolerable es que para ejercer ese derecho se vulnere el respeto debido a dos poderes legítimos, como son el Gobierno y el Parlamento, y se haga además faltando a la verdad".

A renglón seguido, subrayó que la sociedad española, que a su juicio ha aceptado e integrado los nuevos derechos sociales de esta legislatura, "no necesita tutelas morales, como tampoco las necesita, ni tolera, ni acepta su Gobierno".

En este sentido, reiteró que esta sociedad no está dispuesta "a retroceder a tiempos pretéritos en los que una única moral era impuesta a todos los españoles", que "afortunadamente quedaron atrás y no volverán por expreso deseo de la mayoría", que "no está dispuesta a retrasar las manecillas del reloj de la historia".

De la Vega defendió la "cooperación" del Gobierno con la Iglesia en esta legislatura, basada en el respeto a la autonomía de ambas instituciones, y dijo que no merma el principio de aconfesionalidad y "laicidad" del Estado.

Confrontación. En el turno de portavoces, la vicepresidenta polemizó con la portavoz del PP, María Salom, en torno a la responsabilidad por una supuesta "confrontación" con los católicos. Si para Salom el Gobierno practica un "radicalismo laicista" con el que pretende ocultar el "fracaso" de su gestión, De la Vega afirmó que el Ejecutivo "no ha confrontado, ni confronta, ni confrontará".

También acusó la diputada del PP al Ejecutivo de "intolerante e inflexible" por no aceptar las críticas de los obispos, pero la vicepresidenta le dijo que lo que le molesta no es que usen su derecho a discrepar, que el Gobier- no respeta, sino que lo hagan "faltando a la verdad".

Por su parte, ERC e IU-ICV le exigieron mayor contundencia frente a la Iglesia; mientras Joan Tardá le dijo que "a ustedes los obispos se les han subido a las barbas", el portavoz de IU-ICV, Joan Herrera, pidió una revisión de los acuerdos con la Santa Sede y llamar a consultas al embajador Francisco Vázquez como "gesto de fuerza".

De la Vega rechazó ambas pretensiones y negó que el Ejecutivo hubiera concedido privilegios a la Iglesia en esta legislatura; por el contrario, argumentó que se han eliminado sus "privilegios fiscales" y se ha avanzado en su autonomía financiera.

  • 1