Local

De la Vega avisa de que el cierre de Garoña es 'definitivo e irreversible'

El Gobierno añadió ayer a su decisión de cerrar Garoña un último matiz: "Es "irreversible". De la Vega calificó de "irresponsable" la postura de Rajoy, que está dispuesto a revocar la orden de clausura de la central si llega al poder. En tres meses, el Ejecutivo tendrá un plan para la zona.

el 16 sep 2009 / 05:12 h.

TAGS:

El Gobierno añadió ayer a su decisión de cerrar Garoña un último matiz: "Es "irreversible". De la Vega calificó de "irresponsable" la postura de Rajoy, que está dispuesto a revocar la orden de clausura de la central si llega al poder. En tres meses, el Ejecutivo tendrá un plan para la zona.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa de la Vega, aseguró ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la decisión de cerrar la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) en 2013 es "política, definitiva e irreversible" y que no sólo no supondrá una pérdida de puestos de trabajo sino que con el Plan que Dinamización y Empleo que se elaborará en los próximos tres meses, dentro de cuatro años habrá más opciones laborales y nuevas oportunidades para la comarca burgalesa.

De la Vega insistió en que la decisión sobre la planta burgalesa está "basada en la legalidad", que atiende a criterios de la vida útil, de sostenibilidad, de modelo económico y medioambientales. "Está motivada, es lo razonable y, por tanto, es definitiva, de cese definitivo e irreversible. No es imaginable que alguien piense que va a cambiar esa decisión. No sería razonable. Tampoco sería admisible", remachó De la Vega.

Se estaba refiriendo así a la intención del líder del PP, Mariano Rajoy, de revocar la decisión sobre Garoña si llega al Gobierno. En este sentido, recordó que fue José María Aznar el que cerró en 2006 la central nuclear de Zorita (Guadalajara). "Entonces [el cierre] fue bueno, ahora es un Gobierno del PSOE y es malo", apuntó.

Finalmente, De la Vega aseguró que en 2013, en la zona donde se ubica Santa María de Garoña "se habrá abierto una gran ventana de futuro sin incertidumbres", que será "próspero y sostenible" y llamó a la tranquilidad de los trabajadores de la planta porque "cuentan con el compromiso del gobierno". Hoy, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicará la orden ministerial aprobada ayer y en la que se establece el cierre definitivo de Garoña y "no la renovación del permiso de explotación".

El Gobierno basó su decisión de cese definitivamente la actividad de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) el 6 de julio de 2013 en 14 puntos, entre los que destaca el "cambio estructural" en el sector energético, la evolución de la demanda y la apuesta del Ejecutivo por incrementar la participación de fuentes renovables en la generación eléctrica, así como para hacer compatible el desmantelamiento con la disponibilidad de un Almacén Temporal Centralizado para depositar los residuos de alta actividad.

No obstante, la orden del Ministerio de Industria Turismo y Comercio considera que los principales componentes y estructuras fueron diseñados para una hipótesis de 40 años, que es además el tiempo previsto para las centrales nucleares a efectos de cálculos y planificación técnica y económica. Así, según el régimen del Marco Legal Estable, el reconocimiento del inmovilizado de la instalación burgalesa finalizó en 1996, por lo que Garoña está "completamente" amortizada.

Además, la decisión gubernamental incide en que el cese de explotación de ésta no tendrá "repercusión" sobre la garantía de suministro de la planta nuclear.

En todo caso, el Ejecutivo señala que la decisión de establecer la fecha de cese definitivo de explotación de la central es "congruente" con la política sobre uso de fuentes de energía renovables y con el Plan de Energías Renovables 2005-2020.

Por otro lado, la autorización de la prórroga de Garoña podrá dejarse sin efecto si la central nuclear incumpliera los límites y condiciones exigidas por el Gobierno, entre ellas la seguridad, y Nuclenor también podrá decidir el cese de la actividad, aunque lo tendrá que comunicar con al menos un año de antelación.

El comité de empresa de la central dijo ayer que, en su opinión, el Gobierno se ha equivocado y opinó que han primado "cuestiones personales, partidistas y electoralistas" frente al dictamen del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

  • 1