Local

De la Vega contiene las lágrimas en su despedida de la Moncloa

La primera mujer vicepresidente y quien ha dado la cara por el Gobierno en los momentos más duros se despide asumiendo que a un ministerio se llega "con la maleta hecha" para el día de la destitución.

el 21 oct 2010 / 15:41 h.

TAGS:

Los fotógrafos obsequian a Fernández de la Vega con un ramo de flores.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha expresado su orgullo por haber formado parte, incluso en los momentos más duros, del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, y ha asumido con normalidad su salida: "siempre se tiene que estar con la maleta hecha".

Fernández de la Vega ha puesto fin a su etapa como vicepresidenta y portavoz del Gobierno en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, acto muy emotivo y concurrido que ha concluido con el aplauso de sus colaboradores y de parte de los periodistas y con el obsequio de un ramo de flores de los fotógrafos de la prensa.

Ella ha podido contener las lágrimas -no así numeroso personal de Moncloa e incluso algún informador- pese a que después ha confesado a los periodistas que ha estado a punto de no dominar sus sentimientos.

Ha explicado que, tal y como comentó ayer Zapatero, su salida del Gobierno fue un asunto del que ambos hablaron el domingo y que se enmarca en la normalidad de las reglas del juego democrático.

Después, en una conversación informal con los periodistas, ha señalado que ella mismo animó a Zapatero a hacer cambios y que, como vicepresidenta política, siempre le ha dicho las cosas.

Hoy, con quien ha hablado ha sido durante cuatro horas con el nuevo ministro de la Presidencia, Ramon Jáuregui, mientras que ayer pasó casi seis horas con su sucesor al frente de la vicepresidencia primera, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Fernández de la Vega ha repartido agradecimientos que ha ido acumulando durante seis años y medio en su cargo y ha querido destinar los primeros de ellos al Rey y al resto de la Familia Real, así como al presidente del Gobierno por haber podido compartir con él un proyecto social "muy comprometido con la ciudadanía".

"Un proyecto que siempre ha merecido la pena, incluso en los momentos más duros", ha subrayado para revelar después lo difícil que han sido todas las muertes acaecidas durante el ejercicio de su cargo y el durísimo mes de agosto pasado antes de la liberación de los dos cooperantes secuestrados en el Sahel.

La todavía vicepresidenta ha atribuido a Zapatero y a la lucha de muchas mujeres en la historia el que ella haya sido la primera vicepresidenta y haya presidido en ocasiones los Consejos de ministros.

A su juicio, un paso importante para todas mujeres que ha ido acompañado de una política de impulso de la igualdad, a la que todavía ha dicho que queda un largo camino por recorrer pero gracias a la que ha vivido algunos de sus mejores momentos como vicepresidenta.

Ha ampliado sus agradecimientos al resto de ministros con los que ha compartido estos años, a sus colaboradores, a los presidentes autonómicos, alcaldes, representantes de los agentes sociales y de diversas asociaciones, a los periodistas y, en general, a todos los ciudadanos.

Ellos, ha dicho, han sido su "guía", y por ellos ha trabajado hasta ahora y seguirá haciéndolo.

Su destino es el Consejo de Estado -donde será la primera mujer como consejera permanente-, aunque también ha señalado que no quiere desvincularse de algunos de los proyectos que ha abanderado en estos años como el encuentro de mujeres España-África.

Antes de abandonar su escaño en el Congreso, Fernández de la Vega tiene la intención de despedirse el martes de sus compañeros en el grupo socialista y, posteriormente, de hacer lo mismo en Valencia, provincia por la que fue elegida diputada

  • 1