miércoles, 19 diciembre 2018
05:41
, última actualización
Local

De Llera: "Me preocupa que en la comisión" del caso ERE "se pretenda hacer Justicia y en el Juzgado política"

el 12 jul 2012 / 08:09 h.

TAGS:

El consejero de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía,  Emilio de Llera, ha asegurado este jueves que le "preocupa" que en la  comisión de investigación sobre las irregularidades en los  expedientes de regulación de empleo (ERE) creada en el Parlamento de  Andalucía "se pretenda hacer justicia" y en el Juzgado que instruye  el caso "se pretenda hacer política".  

En el marco de una entrevista concedida a Canal Sur Radio,  recogida por Europa Press, el consejero del ramo ha sido cuestionado  por si ve "factible" que coincidan al mismo tiempo la comisión de  investigación y la instrucción del caso en los juzgados, subrayando  que "si cada uno hace lo que tiene que hacer, desde luego que sí".

"Las responsabilidades políticas deben depurarse en la comisión y  las legales en el Juzgado ", ha insistido Emilio de Llera, quien ha  puesto de manifiesto que "si cada uno cumple con la misión que tiene  establecida, me parece positivo".  

"Yo no voy a opinar como jurista, porque cada vez que opino como  jurista alguien del PP me insulta", ha señalado De Llera, aseverando  que, "desde luego, hay un plazo para establecer la recusación, que  son diez días, y parece que el hecho que motiva la recusación es muy  anterior". No obstante, "es dudoso en qué momento se consuma el hecho  que sirve de base a esa petición".

Sobre el hecho de que hayan transcurrido varios meses entre la  imputación y la declaración en sede judicial del propio Rivera, el  consejero del ramo ha dicho que "una garantía que ya se estableció a  finales del siglo XIX en nuestra Ley de Enjuiciamiento Criminal, y  que hoy ha alcanzado naturaleza constitucional, es que toda persona  imputada debe ser inmediatamente llamada para ser oída".  

A su juicio, esa "es la única manera que tiene una persona de  poder defender su libertad y derechos frente al derecho a castigar  del Estado". "Es una garantía esencial, que no debe vulnerarse  nunca", ha finalizado.  

  • 1