Local

De los abanicos al paraguas

El fuerte aguacero dejó sin luz varios semáforos y forma grandes balsas de agua.

el 01 sep 2011 / 18:47 h.

TAGS:

La lluvia pilló ayer a los sevillanos desprevenidos: con pantalón corto y en camisetas.
Los cielos encapotados del último día de agosto cumplieron su amenaza. La vuelta a la ciudad y al trabajo para muchos sevillanos estuvo ayer acompañada de un fuerte aguacero, sobre todo a media mañana, que dejó sin luz varios semáforos de la ciudad y formó grandes charcos -"lagunas", decía Ana- en distintos puntos de la capital. En cualquier caso, "nada destacable", según fuentes municipales.


Sandalias, vestidos de tirantas y pantalones cortos conformaban el atuendo de muchos sevillanos que, ignorantes o incrédulos ante la predicción meteorológica para estos días -que advertían de un descenso térmico hasta los 26 grados de máxima y 19 de mínima para ayer- y de la alerta amarilla por fuertes precipitaciones -que podían llegar hasta 40 litros por metro cuadrado en una hora-, se negaron a cubrirse para protegerse del chaparrón o de la brusca bajada de las temperaturas.

Sólo el paraguas logró imponerse, sustituyendo en las manos de los sevillanos a los recurridos abanicos que atenúan la canícula veraniega propia, por otra parte, de esta época del año, pues, aunque cueste creerlo, el estío aún no ha acabado.

Pero al igual que el refranero advierte de que hasta el 40 de mayo no debe uno quitarse el sayo, la sabiduría popular recuerda que septiembre se despide con el veranillo del membrillo o de San Miguel -cuya festividad litúrgica es el día 29-, con lo que estas lluvias y suaves temperaturas otoñales pueden quedarse sólo en un aviso muy adelantado de lo que está por llegar. De hecho las previsiones meteorológicas de la Agencia Española de Meteorología (Aemet) anuncian un repunte de las temperaturas de hasta ocho grados en menos de una semana, de modo que el próximo miércoles los termómetros registrarán 33 grados de máxima.

De momento, la tormenta registrada ayer por la mañana dejó sin suministro eléctrico algunos semáforos de la ciudad, un problema que, según indicaron fuentes municipales del área de Tráfico, "se solventó sobre la marcha". Asimismo, la tromba de agua formó grandes balsas en Luis Montoto, la isla de la Cartuja o ante una de las paradas de autobús de la Barqueta. En Los Pajaritos, dos antenas cayeron desde las azoteas a la calle, aunque sin causar daños.

En el Aljarafe, la lluvia sorprendió a las personas que disfrutaban de la feria en Tomares, donde según informó el 112, sólo se produjo la anegación de una vivienda en la calle Colón, además de un par de incidencias más en Bormujos.

Pese a todo, los grandes perjudicados fueron los seguidores del grupo Maga, pues el concierto previsto para anoche como clausura del festival Nocturama en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) fue suspendido a causa de la lluvia. La buena noticia, a cambio y según informaron fuentes de la organización a Europa Press, es que se ha aplazado hasta mañana, sábado 3 de septiembre. Será mañana (22 h.) cuando Maga presente en exclusiva su quinto disco de estudio, Satie contra Godzilla, que se publicará el 18 de octubre.

La lluvia también ha aplazado hasta la tarde del lunes la concentración de protesta convocada por vecinos de la Alameda de Hércules contra la retirada de un parque infantil.

Sevilla compartía ayer la alerta amarilla por lluvias con Badajoz, Cáceres, Huesca, Zaragoza, Navarra, Menorca y las provincias andaluzas de Huelva, Córdoba y Cádiz, donde la tormenta provocó un apagón pasadas las 14 horas que dejó sin luz durante varios minutos toda la ciudad.

Aunque el riesgo de lluvia disminuye para hoy, aún será del 75%, según la predicción de la Aemet, e irá bajando hasta desaparecer la tarde del sábado. Las temperaturas, sin embargo, descenderán aún más este viernes -con 25 grados de máxima y 18 de mínima-, y repuntarán a partir del sábado. Así, aunque las mínimas se mantendrán entre los 17 y 19 grados, el termómetro subirá tres grados el sábado y otros dos el domingo.

  • 1