Local

«De no ser actriz, yo podría ser cualquier cosa y lo pasaría pipa»

Ana Milán interpreta a la profesora de inglés del instituto Zurbarán en la serie ‘Física o química’ que emite Antena 3.

el 20 oct 2009 / 19:20 h.

 -¿Cómo se presenta la temporada para Olimpia?

-Olimpia ya ha asumido que es mamá, que está sola, que tiene que criar a su hijo sola y que no hay ningún hombre en su vida. Esta temporada se presenta muy movidita para Olimpia (risas), sobre todo con el padre de David...

-¿Se siente cómoda interpretando a Olimpia?

-Yo me encuentro comodísima dándole vida a Olimpia. Muy, muy cómoda.

-¿Qué es lo más duro del rodaje de Física o Química

-Por ejemplo, cuando me recogen a las seis y media de la mañana y me tengo que levantar a las cinco.

-Del reparto de la serie, ¿quién te ha sorprendido?

-Muchos. Me han sorprendido Javi Calvo (Fer en la serie), Adrián Rodríguez (David)... me ha sorprendido mucha gente, pero quizá me quedaría con ellos dos.

-¿Qué nos puede decir de la cuarta temporada de la serie?

-Me lo he pasado tan bien grabándola que no puede ser que se lo pasen mal viéndola.

-¿Qué tiene Ana de Olimpia y viceversa?

-Ana tiene de Olimpia y Olimpia de Ana que a menudo decimos las cosas tal cual las pensamos, y eso no es muy justo. Yo tengo un sentido de la justicia muy claro, siempre procuro hacer lo que hay que hacer, independientemente de que me convenga o no. Eso es una cosa muy buena en muchos momentos, pero también mala en otros. Olimpia y yo somos muy impulsivas para decir las cosas: 'lo que yo pienso es esto, esto y esto'. Poco a poco voy aprendiendo a callarme, pero luego me duele la espalda (risas).

-¿Qué le dice la gente por la calle?

-La mayoría de la gente me sonríe, cosa que me encanta. Luego hay gente que dice 'joe, no está tan gorda' y tú dices 'la he oído señora'. El 95% de la gente es tremendamente amable, me han dicho cosas muy bonitas, por carta sobre todo.

-¿Cómo fueron sus inicios en la profesión?

-Tuve un comienzo tan bonito... empecé en 5 mujeres.com, y Pilar Bardem siempre me decía 'qué bien cariño, estás empezando desde abajo'. Yo era una cover, que es la que sale al escenario cuando la actriz principal se pone enferma o no puede ir, y eso es maravilloso porque la obra estuvo en Madrid dos años, y en esos años fui cover, por lo que yo vivía en un estreno continuo y me curé de ataques de nervios.

-¿De no ser actriz, ¿a qué se habría dedicado?

-Yo podría ser casi cualquier cosa y me lo pasaría pipa. Podría tener un hotel, un restaurante... pero no podría ser cajera de un supermercado o trabajar en una autopista porque siempre que paso por una y están esas señoras metidas en sus cubículos viendo a la gente pasar y diciendo todo el día lo mismo. Tampoco sería azafata del AVE, ofreciendo la revistas y periódicos. Esos trabajos los llevaría mal.

-¿Qué consejos le daría a alguien que empieza en la profesión?

-Que se lo curre mucho, que revise su talento, sus ganas... los sueños hay que intentar cumplirlos porque algún día tendremos 80 años y estaremos ahí sentados en un porche dándonos el solecito y lo que te queda la final es si has intentado cumplir tus sueños.

-¿Qué le parece el trabajo de profesora?

-Enseñar tiene un punto de 'no, discúlpame, coge distancia, escucha, aprende y joróbate porque yo lo sé y tú, no'. Cuando estaba estudiando Interpretación en el estudio de Juan Carlos Corazza, recuerdo a Manuel Morón, que es de los profesores que más he querido, hacérmelo pasar muy mal, porque hay sitios por los que hay que transitar en los que uno lo pasa mal. Cuando Olimpia tiene que ayudar, lo hace, pero solamente en las cosas de verdad; si te pilla fumándote un canuto, la has fastidiado.

  • 1