Local

De noticias laborales, a económicas

Les tocó dar los primeros pasos hacia una democracia en ciernes y defenderse de las miradas de la sociedad. La figura del empresario no era valorada, más bien todo lo contrario. Y para cambiar eso, en 1977 se plantaron las simientes de lo que ha germinado en la actual Confederación Empresarial Sevillana.

el 14 sep 2009 / 20:38 h.

TAGS:

I. Campanario / C. Muñoz

Les tocó dar los primeros pasos hacia una democracia en ciernes y defenderse de las miradas de la sociedad. La figura del empresario no era valorada, más bien todo lo contrario. Y para cambiar eso, en 1977 se plantaron las simientes de lo que ha germinado en la actual Confederación Empresarial Sevillana (CES).

Son muchos los nombres que han dejado constancia de su paso por la CES, institución patronal que está de enhorabuena. Mañana, en el Hotel Alfonso XIII, todos y cada uno de los que han participado de este proyecto en las últimas tres décadas celebrarán un cumpleaños muy especial.

Mucho ha llovido desde aquel 29 de marzo de 1977 cuando 20 empresarios sevillanos dieron carta de naturaleza a la Confederación Empresarial Sevillana. El acto fue recogido dos días después en las páginas de El Correo de Andalucía. Con un escueto Se constituye la Confederación de Empresarios de Sevilla, el decano de la prensa sevillana levantaba acta de la constitución de la CES. En las mismas páginas, las noticias laborales daban una idea del ambiente que se respiraba en aquellos años: concentraciones de jornaleros en la provincia, negociaciones del sector del metal estancadas, paros en Cross Pirotecnia por la marcha del convenio...

En estas mismas páginas de El Correo, 30 años después, cuatro de los protagonistas de la historia de la CES comparten sus experiencias, pasadas y presentes, en el seno de la Confederación.

Juan Salas Tornero es, a su pesar (por eso de que se le atribuya más edad de la que tiene), uno de los fundadores de la CES. Los primeros recuerdos que le afloran hablan de "dudas, miedo, sensación de vacío... La democracia era algo nuevo y desconocido". ¿Lo más importante? "Por primera vez, había una patronal sevillana que englobaba a todos los sectores y sin vinculación política ni ideológica". A su juicio, el equipo fundador hizo suya "la defensa de la iniciativa privada y de la propiedad privada de los medios de producción" en tiempos en los que muchos propugnaban su socialización y otras utopías. Ese paso supuso "el formar parte del mundo democrático" y dejó escenas tan curiosas como la de empresarios de los bandos republicano y nacional amparados bajo el mismo paraguas o la explicación a empresarios que se dedicaban a lo mismo de que la competencia era "imprescindible".

"Había quien creía que éramos señores de chistera y puro. Tópicos". Una anécdota. "El día del golpe de Estado estábamos en una comida por la Ronda de Capuchinos y alguien me preguntó: -¿usted cree que hay peligro de que se produzca un golpe de Estado?- Yo respondí que eso era imposible".

Antonio Galadí es el actual presidente de la CES. Orgulloso, habla de la bandera que enarbola la institución: "La de la libertad". Algo que le ha ocasionado algún enfrentamiento con la Administración local. "Se han podido enfriar las relaciones con el Gobierno local, pero ha sido siempre de forma transitoria y coyuntural", explica, porque la CES "dice su opinión sin cortapisas", aunque defiende que "no es crítica por sistema". Durante estos años ha remarcado cuáles son, a su juicio, las líneas fundamentales para el desarrollo socioeconómico de la ciudad y su provincia.

Ahora, "la clase empresarial está más cohesionada que nunca", valora Galadí, para quien el mejor tanto que se ha apuntado la CES ha sido la reconversión del Puerto. "Las etapas más brillantes de Sevilla han estado ligadas al Puerto y a su río". ¿Lo que se quedó en el tintero? "Me dolió mucho que no se pusiera en marcha la central de Punta del Verde".

Hablar de la CES es hacer una referencia a Fernando Guerrero, que ostentó la presidencia desde 1993 hasta 2005. Se declara "militante continuo del movimiento empresarial" y ha visto crecer la organización desde sus primeras semanas de vida. Uno de sus grandes logros es, sin duda, "cómo convertir la CES en un interlocutor social cotizado y solvente", así como la "dignificación" de la figura del empresario.

La falta de inversiones en Sevilla ha sido una de sus grandes denuncias, porque tras acometer las de la Expo 92, "parecía que ya habían cumplido y no se invertía nada". Ahora, al frente del Foro por Sevilla, continúa actuando de "agitador social", ante lo que dice que echa de menos de la sociedad sevillana: una mayor participación. Por último, Felipe Luis Maestro, actual gerente de Fibes, vivió uno de los momentos más complicados tras el asesinato de Rafael Padura, un acontecimiento inesperado que acarreó que el mundo empresarial "se acobardara". Compartió con Manuel Otero Luna la presidencia de la CES (también tenía la de la CEA) para devolver la confianza al colectivo. A ellos les tocó vivir el periodo pre-Expo, en el que lucharon por que las empresas sevillanas "tuvieran el máximo trabajo posible".

Salas Tornero, Galadí, Guerrero, Maestro... y cientos de empresarios sevillanos brindarán mañana por otros 30 años más de la CES.

  • 1