Local

De pie y sin belén

Dos árboles navideños y la bandera de la UE arropan a Griñán en su sobrio estreno.

el 30 dic 2009 / 20:12 h.

TAGS:

"Cambio". Eso fue lo que Manuel Chaves le pidió a José Antonio Griñán cuando le dio el testigo de la Junta, pero se ve que el mensaje de navidad no entraba en el lote. Quien esperara grandes novedades quedó decepcionado. El discurso del nuevo presidente fue sobrio de fondo y forma, con modificaciones menores. La principal, que el mensaje fue leído de pie, nada de sillones y butacas. Griñán partió acodado de una repisa improvisada hasta situarse en el centro de una estancia alfombrada, amplia, que lucía dos árboles navideños -uno minimalista, el otro barroco, plateado, rodeado de flores de pascua amarillas-. No había belén -un elemento que Chaves sí incluyó en otras ocasiones- ni referencia religiosa que se le parezca. Unas velas rojas y un cuadro con los Reyes completaban el atrezzo. De fondo, el escudo de la Junta biselado en los cristales. Y a la derecha, de refilón, el último toque institucional: las banderas de Andalucía, España y la UE; en esto último coincidió con don Juan Carlos, que en el mensaje de Nochebuena incluyó la bandera estrellada, en un guiño a la presidencia española de la Unión que empieza mañana.
Griñán -que grabó el mensaje en la Casa Rosa el pasado martes- no se puso añadidos. Ni gemelos, ni pisacorbatas ni reloj a la vista sobre traje y corbata azules. Al presidente se le vio algo envarado, agarrado a la rigidez de la lectura, con los ojos bajos para seguir el discurso y alguna mirada de reojo a su derecha (¿En busca de un asesor? ¿Algo que le distraía?). Sus manos acariciaban una imaginaria alianza, un gesto roto en un par de breves momentos de énfasis -muy alejado el presidente de su furia parlamentaria-. Apenas media sonrisa al final: "Buenas noches y feliz 2010".

  • 1