Economía

De primer plato, medusas

En verano, además de dejar constancia de sus temidas picaduras, aparecen ancladas en las costas andaluzas en cantidades extremas. Ahora un estudio demuestra que las medusas tienen su propio negocio. Foto: El Correo

el 15 sep 2009 / 10:46 h.

En verano, además de dejar constancia de sus temidas picaduras, aparecen ancladas en las costas andaluzas en cantidades extremas. Ahora un estudio demuestra que las medusas tienen su propio negocio. Abono, alimentación, cosmética...

Parece increíble pero es verdad. Medusas para comer, para embellecer la piel o como abonos agrícolas. Un estudio realizado por la empresa biotecnológica Bionaturis e impulsado y financiado por Corporación Tecnológica de Andalucía, revela el posible uso de las medusas más comunes en el litoral andaluz para fines comerciales.

El proyecto, denominado MED-USAS. Valoración de las proliferaciones de medusas y ctenóforos en el litoral andaluz, es el primero en investigar las causas de las proliferaciones de estas especies en el sur de España.

En él han participado el Centro Oceanográfico de Málaga, dependiente del Instituto Español de Oceanografía y el grupo de investigación Posidonia Sur de la Universidad de Málaga.

Cada verano la misma historia. Cientos de kilos de medusas apiñados en las orillas de las playas. La razones, el aumento de la temperatura de las aguas por el cambio climático y la sobrepesca. De hecho, en 2007 se recogieron sólo en Andalucía 16.000 kilos.

Los tipos más comunes en el sur, sobre todo en Almería, son Pelagia Noctiluca, Rhizostoma pulmo y Cotylorhiza tuberculata.

Sin embargo, la investigación ha dado un paso en positivo. El uso comercial de estas nadadoras poseedoras de una venenosa picadura está ya demostrado.

Las medusas pueden usarse como abono agrícola, posibilidad más factible desde el punto de vista empresarial.

Si la agricultura no es lo que más apasiona a las medusas, podrían ser entonces utilizadas como alimento, pues en su composición lo más abundante es el agua (en un 95%). El resto principalmente son proteínas, siendo casi nula la presencia de lípidos, carbohidratos y colesterol. En este caso, dice el estudio, serían "muy saludables". Pero ¿y sabrosas?

Lo que hace inviable este aprovechamiento industrial es la insifuciente e inestable cantidad que existe en el litoral andaluz. A lo que habría que añadir que este alimento no está implantado en la cultura gastronómica europea, como sí sucede en Asia.

Si aun así no están satisfechas con su destino, que se dediquen al mundo de la belleza. La alta concentración de colágeno (proteína utilizada para dar consistencia y elasticidad a la piel) que tienen las medusas sería útil en productos de cosmética.

En definitiva, la estacionalidad de las proliferaciones de medusas en Andalucía hace que sea muy arriesgada una actividad industrial centrada en su aprovechamiento, aunque puede ser viable como actividad complementaria.

De primer plato, medusas, aunque sólo sea en verano.

  • 1