Local

De rey del mundo a criminal

el 13 ago 2011 / 16:24 h.

TAGS:

No es nada nuevo que a hombres con dinero y poder se los relacione con líos de faldas: el golfista estadounidense Tiger Woods; el expediente de los Estados Unidos Bill Clinton; el máximo responsable de WikiLeaks, Julian Assagne; el futbolista Robinho; el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi; o el actor Steven Seagal son parte de una gran lista de personajes poderosos y de posibles cuya imagen pública se ha tambaleado por sus devaneos amorosos. Pero el caso más mediático en los últimos meses, desbancando del top-ten al mismísimo Berlusconi, es Dominique Strauss-Kahn, también conocido por DSK.

Desde hace años las malas lenguas chismorreaban del gusto de DSK por el sexo fuera de sus felices matrimonios. Ya en el año 2008 se le abrió una investigación para determinar si abusó de su posición como director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) por mantener una relación con una subordinada, la economista húngara Piroska Nagi. En esta ocasión salió indemne. Pero tanto va el cántaro a la fuente que termina rompiéndose.
Strauss-Kahn finalmente ha tenido que dimitir de su cargo en el FMI y renunciar a sus aspiraciones de ser el candidato socialista a las presidenciales francesas. Y para su disgusto, su declive se debe a la denuncia de una camarera analfabeta que lo acusó de agresión sexual.

A partir de ese momento la buena estrella de DSK se comenzó a apagar. La denuncia no cayó en saco roto y el pasado 15 de mayo fue detenido en el aeropuerto de Nueva York cuando pretendía volar hacia Francia. Su dinero obró el milagro y el 1 de julio fue puesto en libertad.

Como era de esperar, un hombre de pro no puede hundirse en el fango porque una mujer de un extracto social bajo haya puesto en entredicho su honorabilidad. La presunta agresión de DSK a la camarera del hotel Sofitel Nafissatou Diallo revuelve el estómago y por ello los abogados del exdirector gerente del FMI se pusieron manos a la obra para negar los hechos y para echar por tierra la reputación de la mujer.

Sin embargo, y por el momento, la Fiscalía de Nueva York mantiene los cargos de violación en grado de tentativa, acto sexual delictivo y retención ilegal, aunque los defensores de Strauss-Kahn confían en que su estrategia de acoso y derribo contra la camarera fructifique y que el próximo 23 de agosto se le retiren los cargos al todopoderoso DSK. Un hombre que, pese a todo, cuenta con el apoyo de su riquísima mujer, la periodista Anne Sinclair, que lo ha defendido como una leona, a pesar de que tras salir a la luz pública el presunto delito de su marido no han dejado de conocerse historias más que truculentas de su amado esposo.

Tras la denuncia de Nafissatou Diallo, otras dos empleadas de Sofitel declararon a la Policía que DSK las había invitado a subir a su habitación; pero, quizás, el caso más llamativo es el de la escritora Tristane Banon, que lo ha denunciado en Francia por intento de violación en 2003, durante una entrevista que le realizó para un libro que preparaba. Esta mujer alega que no acudió a los tribunales antes por recomendación de su madre, Anne Mansouret, compañera política del exdirector gerente del FMI. Esta historia ha sido negada por la que era en esa época esposa de Strauss-Kahn, Briguitte Guillemette.

Pero por si fuera poco, Mansouret, ahora, tras la denuncia de su hija, ha confesado que tuvo un affair consentido, "pero brutal", con su compañero de partido, al que describió como un depredador.

Y es que la vida amorosa de DSK cada vez es más pública. Sus relaciones extramatrimoniales eran un secreto a voces, pero ahora sus protagonistas las han empezado a airear. Unas para ensalzar a DSK, pero, las más, para denostarle.

  • 1