Local

De sacerdocios, venenos y pasiones

La jornada organizada en Comunicación contó con una introducción a cargo del alcalde de Sevilla, el rector de la Hispalense, el decano de la facultad y el director de El Correo. Todos defendieron el carácter vocacional del periodismo y la necesidad de mantener su base de compromiso social, independientemente del formato en que se transmitan las noticias.

el 16 sep 2009 / 02:21 h.

TAGS:

Antes de que los invitados tomasen la palabra, la jornada tuvo su inauguración formal. La mesa de presentación contó con el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín; el rector de la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque; el decano de la Facultad de Comunicación, Francisco Sierra; y el director de El Correo, Antonio Hernández-Rodicio. Cada cual en su papel reflexionó sobre el sentido del oficio periodístico, pero en todos latió un sentimiento común: la necesidad de que, sufra los vaivenes que sufra la profesión, conserve su ansia de compromiso social y su carácter vocacional. Así, Sierra pidió a los estudiantes que "recobren la vocación", la "reactualicen" y "mejoren sus perfiles profesionales" para afrontar la transformación del sector. "Hay que pensar al revés y renovar la comunicación", animó. El Correo, sostuvo, puede ser un "ejemplo" de "refresco constante" y del "compromiso" necesario para abordar los cambios que ya se viven. "Con su periodismo de proximidad ha marcado época en esta ciudad", aplaudió.

Le tomó el relevo el director de El Correo quien, ante todo, pidió reflexión en el gremio -de la que ahora está "huérfano"- por más que sea un "ejercicio angustioso". "El suelo está quebradizo y lo que intuimos debajo es un abismo, pero hay que mirar adentro para salvar este sacerdocio laico", indicó. La clave no está tanto, dijo, en publicar en papel o en una web -que era la clave de la jornada-, sino en no "traicionar" la esencia del trabajo: en mantener el rigor, en desgastar la agenda, en saber distinguir el rumor de la realidad. Son los "innegociables" del oficio; lo demás son añadidos "que ayuden a contar lo que pasa en el mundo", que es la base de este oficio "que imanta y envenena" se haga con tinta y papel, se haga con cables y pantallas.

Por poco tiempo, pero también el alcalde fue uno de esos periodistas que cuentan lo que ocurre en su mundo. Y lo fue en El Correo, como corresponsal en la provincia. De ahí sus elogios al periódico y su defensa de la labor social del periodismo que, en todos los soportes, sirve "para hacer sociedad, hacer convivencia y sustentar los valores democráticos".

Emotivo fue el cierre del rector de la Universidad de Sevilla, que mostró "de corazón" su afecto por El Correo, pese a que reconoció su aún incipiente relación con los medios de comunicación. Luque, que recordó que Comunicación también está de aniversario al cumplir 20 años, reclamó a los periodistas que "refuercen" su vocación. "Ahora más que nunca es necesario un compromiso con la verdad", dijo, para que la prensa no muera y conserve "su mala salud de hierro".

  • 1