Economía

De su suerte bursátil, la de todos

El desafío del estreno en el parqué de Banca Cívica y Bankia

el 19 jul 2011 / 20:50 h.

La de hoy y la de mañana serán jornadas claves para calibrar la confianza que tienen los inversores en la salud de las cajas de ahorros españolas y, en general, en la economía nacional. El desembarco de Bankia y Banca Cívica en la bolsa será todo un termómetro y, tras la fría acogida que dispensó el parqué a los test de estrés bancarios, se teme que un posible revés para la cotización de ambas entidades implique una subida de la fiebre que padece el país.

Fijémonos en la evolución de Caixabank, el banco de La Caixa, en bolsa. Se estrenó con el arranque de julio y, en un contexto de derrumbes bursátiles debido a la crisis de la deuda soberana, acumula un descenso de casi el 14%. Y estamos hablando de la primera caja, de la más grande, que no ha requerido ningún apoyo público, como sí lo han necesitado Banca Cívica (grupo que lidera Cajasol) y Bankia (encabezado en este caso por Caja Madrid).

No es el mejor momento para el estreno, nunca pensaron ni Rodrigo Rato, presidente de Bankia, ni Antonio Pulido, que copreside Cívica, que, un año después del primer rescate de Grecia, los problemas resurgieran y, tras el contagio a Irlanda y Portugal, llegaran también a Italia, España e incluso Bélgica, tres de los mayores socios de la Eurozona.

Sin embargo, haber retrasado la salida a bolsa hubiera mandado más mensajes negativos a los mercados. Dos serían los más importantes. El primero, que el proceso de reestructuración de cajas de ahorros se demora hasta la saciedad, cuando todavía los planes de recapitalización no se han cerrado -tendrán que hacerlo allá por septiembre-, Y el segundo, la incapacidad de los nuevos grupos de cajas para actuar precisamente como eso, como grupos bancarios.

La cuestión no es si habrá inversores suficientes que compren las acciones de las dos entidades financieras, puesto que los habrá, sino qué grado de especulación aflorará sobre la cotización de los títulos y, por tanto, la confianza que inspiren para sí mismas y para el conjunto de las cajas.

Por eso es tan importante el desafío al que hoy se enfrentará Bankia y mañana, Cívica. De su suerte, la de otros.

  • 1