martes, 13 noviembre 2018
21:31
, última actualización
Cultura

De una gala frustrada al cese fantasma

El Ayuntamiento anunció la destitución del director, Martín Domínguez, y hora y media después se desmintió a sí mismo.

el 05 nov 2011 / 21:57 h.

TAGS:

-->--> -->-->-->

La gala inaugural del Festival de Cine Europeo, celebrada el pasado viernes en el Lope de Vega, quedará grabada en la historia de este joven certamen como la más surrealista de sus ocho ediciones. Tal y como avanzamos ayer, un fallo técnico en el sistema de sonido del teatro obligó a posponer la proyección del filme inaugural, una de las películas más esperadas de este año, que se estrenaba mundialmente en Sevilla, Los muertos no se tocan, nene, un homenaje al difunto guionista Rafael Azcona.

Después de una brillante ceremonia de apertura y tras entregar el Premio Ciudad de Sevilla a María Galiana, la organización se dispuso a proyectar la película. Durante los primeros minutos, el sonido de la cinta fue inaudible. La situación llegó a tal extremo que su propio director, José Luis García Sánchez, se levantó en medio de la sala y pidió a gritos que se detuviera el metraje, denunciando la incompetencia del equipo técnico. "Paren la película, esto es una vergüenza", llegó a clamar.

Tras diez minutos de intentos fallidos por solventar estos problemas, se volvió a proyectar la cinta con el mismo resultado, lo que crispó aún más al público y a algunos miembros del reparto del filme. Finalmente, al filo de la 01.00 de la madrugada, y ya superados las dificultades técnicas, terminó visionándose la película, con una auditorio más mermado, puesto que bastantes invitados optaron por abandonar el recinto.

Este incidente, difícil de excusar en un certamen que presume de ser el tercero de España en público, abrió sorpresivamente otro frente que dejó al descubierto las interioridades de una cita cultural que, con bastantes dificultades, trata de sobrevivir a la crisis económica y a un nuevo equipo de gobierno (PP) que no termina de ver clara la viabilidad de un evento heredado del gobierno anterior.

Y es que a la frustrada gala de apertura le siguió un inesperado anuncio municipal. Un portavoz del Consistorio de toda solvencia, que se decía autorizado por la delegada municipal de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, se puso en contacto con varios medios de comunicación de la ciudad sobre las 23.20 horas para comunicar la destitución del director del festival, Javier Martín-Domínguez, por "sabotaje", "incompetencia" y "falta de profesionalidad".

Esta misma fuente oficial del Ayuntamiento explicó a este periódico que el fallo técnico en la inauguración había sido la gota que colmaba el vaso y narró una serie de graves acontecimientos que se habían producido en los últimos dos meses.

En primer lugar, según indicó, Martín-Domínguez habría tratado de "chantajear" a la delegada cuando ésta llegó al cargo, exigiéndole que financiara los costes de varios viajes de trabajo a festivales de cine, bajo la amenaza de dimitir del cargo, impidiendo así la celebración del certamen, y de acudir a los medios para hablar sobre la gestión del PP.

Además, este portavoz municipal acusó al director del certamen de haber "boicoteado" la gala inaugural, ya que no tramitó las invitaciones que desde Cultura se le habían solicitado. En concreto, denunció que había invitaciones que no habían llegado ni a ediles del PP ni a personalidades del mundo del corazón a quienes se había querido atraer este año para buscar una mayor repercusión mediática en la ceremonia inaugural.

Este periódico, a pesar de la total solvencia de la fuente que anunció la destitución de Martín-Domínguez, se puso en contacto con los servicios de prensa del Festival de Cine para tratar de conocer la versión de la organización, que no tenía conocimiento del supuesto cese.

No fue hasta pasadas la 01.00 de la madrugada -ya se proyectaba la película en el Lope de Vega- cuando los servicios de prensa municipales desautorizaban a este portavoz que había anunciado el cese y negaban que la delegada hubiera destituido al director.

Ayer, tras el anuncio de las nominaciones de la Academia del Cine Europeo, la delegada y el director del festival comparecieron ante la prensa para dar explicaciones por lo sucedido ayer.

Tras pedir disculpas por el fallo técnico, que estuvo motivado por los cambios que se llevaron a cabo en el escenario para habilitarlo como pantalla de cine, ambos intentaron restar importancia al anuncio del cese.

"No sé de dónde ha salido ese rumor", dijo la delegada, que prefirió no desvelar el nombre de la fuente municipal que contactó con los medios. Además, negó haber tomado la decisión de destituir al director por el fallo de la gala y garantizó que no se le cesará después del festival. "Su contrato termina en diciembre y estará en el cargo hasta entonces, porque tendrá cosas que hacer, como el balance de esta edición", afirmó Sánchez Estrella, a lo que Martín Domínguez añadió que desconocía el cese y se defendía del fallo de la gala: "Yo soy el director artístico, no el técnico ni el económico".

Sobre el primer anuncio que el Ayuntamiento hizo de destitución del director, la delgada anunció que investigará cómo se produjo, aunque, pese a ser preguntada por ello, evitó comprometerse a depurar responsabilidades: "Tendré que informarme y enterarme. Desconozco lo que pasó. Pero yo soy la máxima autoridad y quien decide, y el director sigue en su cargo y no hay más que hablar".

Con respecto a si este incidente pone en peligro la continuidad del certamen en el futuro, Sánchez Estrella lo negó tajantemente. "Un fallo técnico es lamentable, pero no un motivo para anular un festival, si no, Cannes estaría también suspendido. Hay que intentar que no ocurra y que no se recuerde al festival por esto".

  • 1