Economía

De una mera política de ayudas a una rotunda estrategia industrial

La economía es uno de los pilares fundamentales para el progreso y no hay ninguna economía desarrollada que no se sustente sobre un tejido industrial sólido. Para seguir avanzando en esta dirección, la Junta ha presentado el El Plan Andaluz de Desarrollo Industrial (PADI) 2008-2013.

el 14 sep 2009 / 23:45 h.

La economía es uno de los pilares fundamentales para el progreso y no hay ninguna economía desarrollada que no se sustente sobre un tejido industrial sólido. Para seguir avanzando en esta dirección, la Junta ha presentado el El Plan Andaluz de Desarrollo Industrial (PADI) 2008-2013.

En el nuevo paradigma económico basado en la aplicación de conocimiento y la innovación, se produce una especialización cada vez más importante de la industria y una intensa interrelación de esta actividad con los servicios que va más allá de la mera externalización. En ese sentido, la competitividad de la industria se encuentra estrechamente relacionada con la calidad, accesibilidad y el coste de dichos servicios. Una realidad que, aunque aún no está suficientemente contemplada en la normativa ni en los procedimientos para la elaboración de las estadísticas, sí es asumida por ahora por el PADI y representa un cambio de óptica con respecto a los procesos de planificación industrial realizados hasta ahora.

El nuevo plan no consiste en una relación de programas, sino en un modelo de referencia en el que se asignan los retos y objetivos diferenciados para las empresas del sector, la administración y los agentes u organismo que interactúan con el sector.

El objetivo que se marca para el propio tejido empresarial es que conviertan el conocimiento y la innovación en la base de su competitividad en base a cinco desafíos: una industria globalizada, innovadora, consolidada, mejor distribuida territorialmente y socialmente responsable.

Para la administración, el PADI establece que se cree un entorno favorable al progreso y la innovación en el sector desde tres funciones: facilitador de la actividad, inductor de partenariados público-privados y catalizador para la interacción con los agentes de innovación.

Y en el seno de los agentes de la industria, cada vez es más elevado el número de entidades privadas y mixtas que realizan acciones que pueden inducir mejoras en la situación de las empresas industriales: parques científicos y tecnológicos, centros de generación de conocimiento y centros de aplicación y transferencia de la tecnología y el conocimiento; la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (Reta) y otros dispositivos que asumen también la función de enlace entre la administración y el sector. En este ámbito la finalidad también es clara: poner sus productos y servicios a disposición de la industria.

Todas estas dimensiones se plasman en la estrategia del PADI, que se establece para alcanzar un modelo de gestión industrial eficaz y competitivo, y que consta de tres enfoques, uno transversal, uno sectorial y otro territorial. El enfoque transversal está dirigido a todo el territorio regional y al conjunto de actores que intervienen en la industria y se articula en torno a una serie de ejes como la creación de un sistema regional de innovación a través de la transferencia de tecnología, la implantación de la sociedad de la información o la modernización de los servicios públicos, la sostenibilidad ambiental y el uso de recursos naturales; el apoyo al proyecto y emprende; o la mejora del capital humano y las condiciones laborales.

Además, es la primera vez en la política industrial andaluza que se tiene en cuenta la variable territorial, que parte de la existencia de un número importante de Aglomeraciones de Empresas -que se han denominado Aglomeraciones Productivas Especializadas- sobre las que es posible la definición de una estrategia específica para cada una de ellas que permita aprovechar mejor los recursos establecidos en el enfoque transversal.

Por último, el enfoque sectorial se ha diseñado para prestar una especial atención a aquellos sectores de actividad considerados estratégicos por la Junta, estableciéndose para ellos la necesidad de elaborar programas específicos en el plazo de un año con objeto de insertarlos y adecuarlos a los contenidos establecidos en el PADI.

  • 1