Local

"Debe cerrarse un gran pacto nacional para la regeneración de la política"

Mario Jiménez, Vicesecretario general del PSOE-A

el 02 feb 2013 / 22:53 h.

TAGS:

El vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, durante la entrevista en la sede del partido.

La entrevista se celebra el jueves temprano. En la sede del PSOE andaluz acaban de desayunarse la portada de El País que desvela los papeles secretos del extesorero del PP. El número dos de los socialistas andaluces no está pletórico ni celebra el gravísimo caso de corrupción que acecha a los populares. Está preocupado. Retrasa la conversación una llamada de teléfono con Elena Valenciano, su homóloga en Ferraz. En prensa dan instrucciones a las provincias para que nadie salga al degüello del PP. Mario Jiménez ha cambiado su registro, evita las palabras gruesas y las acusaciones duras que lo caracterizaban. Pide calma, serenidad y habla de daño a la democracia.

-Los papeles de Bárcenas, los sobresueldos del PP. ¿Y ahora qué? ¿Qué se hace ante esto?

-Pedimos una explicación. Parece ser un comportamiento endémico de este partido a lo largo de su historia y tienen que explicarse todas las personas que aparecen en los papeles, incluido el presidente [Mariano] Rajoy. El Gobierno tiene que explicarse también. Se apunta a una amnistía fiscal para exonerar a presuntos defraudadores y podían tener en la cabeza al extesorero del PP, Luis Bárcenas, que se ha beneficiado de una ley rechazada por todo el mundo, incluida la Unión Europea. Y cuanto todo esto esté aclarado, que debería de ser inmediatamente, debe de producirse un gran acuerdo en España entre las fuerzas políticas, con la colaboración de las instancias judiciales, de los medios de comunicación, un pacto de regeneración de la política que implique todas las modificaciones legislativas que sean necesarias. Es necesaria una respuesta contundente y clara porque el daño no es al PP sino que ha malherido la confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas y esto le afecta a todo el mundo.

-El descrédito de los políticos es brutal. ¿Teme las consecuencias?
-La posibilidad de que una un partido político pueda tener instalada la corrupción en su estructura y pueda haber una circulación de dinero negro, con implicación de responsables políticos, con conexiones no aclaradas con grupos empresariales, evasión de capitales, delitos fiscales... es muy preocupante. Debe haber una respuesta rápida del conjunto de la democracia, no ya del Partido Popular, que es quien debe dar el primer paso. Si no hay una respuesta seria, honesta del conjunto de los partidos, los medios de comunicación, los empresarios, puede haber un daño irreparable. Esto abre la puerta a respuestas ciudadanas realmente peligrosas.

-¿Sería necesario convocar elecciones? ¿Está tocado de muerte el Gobierno de Rajoy?
-España está en una situación muy mala desde el punto de vista económico, hay una crisis social, casi de subsistencia para millones de españoles y buscar la respuesta a esto desde la satisfacción política no tiene ningún sentido. La respuesta que tiene que dar el PP es en términos de responsabilidad pensando en España y por parte del resto de partidos lo mismo.

-¿Qué grandes medidas incluiría ese pacto de regeneración?
-Es indispensable adaptar la ley de financiación de los partidos a las nuevas situaciones. El Código Penal hay que revisarlo y contemplar el delito de corrupción, que no está tipificado como tal. Hay que establecer claramente en el ámbito de las incompatibilidades que no se puede percibir ningún otro ingreso que el que se percibe como cargo político o cargo público. Hay que valorar las remuneraciones con criterio de austeridad pero también de suficiencia, para que nadie tenga ninguna tentación. Y hay que establecer mecanismos de auditoría continua de la gestión de los partidos, con explicaciones de los políticos de su patrimonio y sus retribuciones.

-¿Y la actitud de los partidos no debe cambiar? Todos ante un caso de corrupción tratan de taparlo, cierran filas...
-Se pretende presentar a todos los partidos como si fuéramos iguales y tuviéramos la misma respuesta ante este tipo de casos y también presentar a todos los casos como si fueran iguales y no tiene sentido, eso no puede ser. Medirlo todo por el mismo rasero no puede ser.

-¿Se está quejando de que se compare el caso ERE y el caso Bárcenas? ¿A usted le parece que el caso ERE no es tan grave?
-Me parece que es un caso grave pero desde luego no tiene elementos comparables en términos de responsabilidad. No quiero entrar en ese juego pero sí defiendo que la respuesta no ha sido la misma, los protagonistas no son los mismos y las circunstancias son muy distintas. Los ciudadanos tienen criterio para comparar.

- Suena a lo de siempre. Como el caso ERE es las filas socialistas es mucho menos grave que lo de Bárcenas, si fuera del PP diría lo contrario. Es el "y tú más".
-Está equivocada. Cada caso tiene que tener su respuesta en términos judiciales. Después en términos de responsabilidad política, que es donde se mide la respuesta de cada partido, le insisto en que no se pueden comparar. Y en términos de gravedad de las estructuras políticas implicadas, tampoco. A cada cosa su sitio. La interpretación política de brocha gorda no tiene sentido. Dijo Griñán el otro día que no vale patriotismo de partido, tan corrupto es un corrupto de derecha como un corrupto de izquierda y tan decente es un político decente del PP como del PSOE.

-En el caso ERE ha denunciado el PP un pago de 34 millones de euros en comisiones que podrían haber beneficiado a dirigentes del PSOE. ¿Qué hay de eso?
-No tengo nada más que la referencia que ha aparecido en los medios de comunicación y no tengo criterio para haber establecido un juicio en esa dirección.

-Han apostado por un gran Pacto por Andalucía pero según avisa el PP se aleja un acuerdo.
-En el primer encuentro entre Griñán y Zoido acordaron que se ponía en marcha el pacto, el Gobierno iniciaba los contactos con las organizaciones sociales y económicas de Andalucía, y en la medida que se fueran cerrando acuerdos con las organizaciones, ese material se remitía a la mesa de los partidos. Eso lo sabe el PP, la mesa política es el final porque se pretende que sea crucial e indispensable el papel de las organizaciones civiles. El Gobierno está trabajando de manera muy intensa. Todo lo demás no tiene sentido.

-¿Un gran Pacto por Andalucía sin el PP, el partido más votado, no es un pacto sin fuerza?
-No. Sería simplemente un pacto sin el PP. Pero si en el pacto está la sociedad andaluza a través de sus organizaciones más representativas, el pacto es por Andalucía y con Andalucía. Otra cosa es que el PP decida excluirse. En cualquier caso, el PSOE va a hacer todo lo que esté en su mano, va a poner toda la carne en el asador, para que el PP esté en el acuerdo.

-A quienes les piden que dejen de marear la perdiz con el Pacto por Andalucía cuando hay casi un millón y medio de andaluces en el paro, ¿qué les diría?
-Un Gobierno autonómico en una crisis global como la que estamos padeciendo tiene una escasa capacidad de respuesta a la hora de resolver problemas pero sí tiene que tener hecho los deberes desde el punto de vista de la confianza, de la imagen, de la reputación de Andalucía. Es una ecuación muy sencilla: si se genera confianza crece la posibilidad de recuperarse desde el punto de vista económico. Una imagen de fortaleza y unidad, de implicación en una agenda común para salir de la crisis, es una señal potentísima que va a lanzar Andalucía y que debería lanzar también España.

-Culpar de todo a Rajoy ¿sirve como mensaje político?
-Lo que no debe producirse es la atribución de responsabilidades a quien no la tiene. Si en Andalucía no hay un plan especial de empleo como sí lo hay en otras comunidades por decisión del Gobierno central es la decisión del PP. Si en Andalucía se ha dinamitado el sector de las energías renovables, llevándose por delante inversiones importantísimas, es por decisión del Gobierno del PP. Si en Andalucía no se pone un PER extraordinario para paliar la dura realidad que vive el campo andaluz, lo ha decidido el Gobierno del PP. Si en Andalucía no se va a poder contratar a trabajadores de la dependencia porque el PP le ha dado un machetazo, pues su responsabilidad. Lo que no podemos es no identificar a los responsables.

-Rajoy ha negado una tregua a las autonomías con el déficit. ¿Van a asumir más recortes?
-No. Hay un reparto indebido de la carga, hay un calendario indebido y hay una miopía política absoluta, o intencionalidad, en utilizar el déficit como dinamita para el Estado del Bienestar. Creemos que el esfuerzo que ya han hecho los ciudadanos ya es suficiente.

-Suena a un golpe sobre la mesa. El Gobierno podría intervenir la comunidad.
-Se ha superado con creces el esfuerzo que está asumiendo la ciudadanía. El Gobierno de España tiene que tener la capacidad suficiente para hacer entender eso a las instituciones europeas.

-¿Saldrán a la calle el 28-F?
-Los ciudadanos tienen muchas ganas de gritar basta ya y creo que va a haber esa movilización ciudadana y el PSOE va a estar con el pueblo andaluz.

-¿Cómo les va con IU?
-Es una convivencia respetuosa, muy seria, respetando las posiciones que cada uno pueda tener. No hay grandes dificultades.

-IU está a punto de renovarse y Diego Valderas ha abierto su sucesión. ¿Les inquieta?
-Confiamos en que las cuestiones internas no afecten al funcionamiento del Gobierno. Esto es una regla de oro, exigimos que sea así.

-IU ha preguntado por el papel del expresidente Felipe González en la aprobación del proyecto de Gas Natural en Doñana. Usted que además ha sido dirigente del PSOE de Huelva, ¿qué opina?
-Nadie puede pensar que Felipe González descuelga el teléfono y se le cuadra de manera indebida el ministro Arias Cañete. Está separado de la política desde hace 16 años. A mí el proyecto no me gusta, se lo digo con toda la sinceridad del mundo, sería preferible que no hubiera ese tipo de actividad económica en el entorno del Parque Nacional de Doñana.

-Han abierto una nueva etapa en las relaciones con Rubalcaba y Ferraz. ¿Cree que el PSOE andaluz ha recobrado su sitio?
-Hemos apostado por la lealtad y por exigir que el partido hiciera el trabajo que esperan de nosotros los ciudadanos y que quieren una respuesta clara, contundente y que se haga ya, no pueden esperar más.

-¿Tiene Rubalcaba credibilidad para acometer ese proyecto?

-Es el secretario general del partido. Lo eligieron en un congreso de forma democrática, yo no lo voté, pero si yo no asumiera el funcionamiento democrático de mi partido me tendría que ir y no me voy a ir. Cuenta con el respaldo, el apoyo del conjunto del partido.

- ¿Usted lo ve como candidato?

-Eso no toca.

- ¿Hay banquillo en el PSOE andaluz para esas primarias?
-No toca.

- Se habla mucho de su pulso interno con Susana Díaz, consejera de la Presidencia. ¿Es cierto?
-No. En absoluto. Evidentemente Susana Díaz es uno de los valores más importante que tiene el socialismo en Andalucía y en España y puede asumir cualquier responsabilidad. Su trabajo como consejera es absolutamente impecable.

  • 1