Local

Deberes

España (deportivamente) está de moda. Después de dos intensos y triunfantes ejercicios sevillistas, ha venido estupendo este alejamiento de lo cercano (tu equipo), y esa explosión de lo (antes) lejano (tu país). Con el sorteo del calendario de Liga, la cuenta atrás ha comenzado.

el 15 sep 2009 / 08:15 h.

España (deportivamente) está de moda. Después de dos intensos y triunfantes ejercicios sevillistas, ha venido estupendo este alejamiento de lo cercano (tu equipo), y esa explosión de lo (antes) lejano (tu país). Con el sorteo del calendario de Liga, la cuenta atrás ha comenzado. El Sevilla, como acostumbra, ha hecho los deberes aseadamente antes del inicio de la pretemporada. Lo que cualquier entendido preconizaría: cerradas salidas y entradas, revisados contratos y fijadas pretemporada y temporada, objetivos incluídos.

Este año, dos matizaciones. La primera, respecto a la "españolización" del equipo, necesaria por sentimiento y por lo que pronto será lógico imperativo legal. Se ficha bien, parece, pero este año, ante los precios pagados (se ha subido un escalón, ya que parece que todos valen 7 millones de euros), me planteo si no se podría haber fichado español en vez de franceses, marfileño o argentino. Navarro bien, claro. Para el lateral derecho recuerdo a Josemi, viejo objetivo sevillista, fichado por el Mallorca.

¿Mediocentro? Miren a De la Red, aunque se intuye caro. En vez de Acosta, uno de los dos García, Sergio (Zaragoza) o Luis (Español), y centrales españoles hay muchos y buenos escondidos en Primera y Segunda. Son sólo ejemplos, pero me extraña no haber visto más españoles entre los candidatos. Y la segunda, las posibles salidas una vez comenzada la pretemporara.

Este año parece que sí pueden arrebatarle al Sevilla piezas ya asimiladas en el grupo (Poulsen ya se ha ido), algo que no gusta ni hace bien. Las segundas, terceras y cuartas opciones estarán en la recámara, pero, indudablemente, no es lo deseado. Y es que al Sevilla, ahora, le arrebatan jugadores equipos como la Juve y el Barça, y se interesan otros como el Madrid y el Inter.

Pagan las cláusulas o traspasos irrechazables, lo cual hace imposible la negativa sevillista, y ofrecen a los jugadores tres y cuatro veces más de lo que ganan, amén del escalón deportivo para el jugador (cada vez menor). Imposible llegar a eso. Españolización y capacidad de retención de figuras. Dos nuevos retos del Sevilla.

  • 1