martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Deportes

Debilidad con los equipos de arriba

El Sevilla ha jugado ya 10 partidos con los equipos que ahora le superan en la tabla y sólo ha ganado en una ocasión.

el 28 feb 2014 / 22:45 h.

Carlos Bacca intenta controlar un balón ante Martínez en el partido de ida jugado ante la Real Sociedad. (Josune Mtez de Albéniz). Carlos Bacca intenta controlar un balón ante Martínez en el partido de ida jugado ante la Real Sociedad. (Josune Mtez de Albéniz). El Sevilla Fútbol Club tiene un serio problema cuando juega con los equipos que le preceden en la clasificación. La mayoría de las veces, pierde. Este domingo visita la Real Sociedad el Sánchez-Pizjuán y el encuentro se antoja vital para los intereses del Sevilla. Una victoria dejaría a los de Emery a cinco puntos del equipo donostiarra y además le superaría en el golaverage particular, ya que el partido de ida disputado en Anoeta terminó 1-1. La Real Sociedad es uno de los equipos más en forma del presente campeonato. Los sevillistas no pasan por su mejor racha de juego y siguen sin agarrar con fuerza una plaza europea. Sin embargo, el equipo de Emery debe volver a convencer a su afición y demostrar ante los equipos que le preceden en la clasificación que es capaz de ganarles en el terreno de juego. Hasta la actual jornada ha jugado diez veces contra los siete equipos que están hoy día mejor clasificado y únicamente ha logrado una victoria, frente a cinco derrotas y cuanto empates. Si no es capaz de vencer a los equipos que te superan en la tabla, difícilmente podrá escalar posiciones en la clasificación para lograr una plaza europea al final de temporada. El primer contratiempo con los equipos que ahora le preceden ocurrió en la primera jornada de Liga ante el Atlético de Madrid en Nervión. Los de Simeone ganaron el partido por 1-3 y aunque el resultado podría entrar de lo normal, fue la primera cadena de plomo que lastró el arranque liguero de este nuevo Sevilla. Tras empatar ante el Levante fuera y Málaga en casa, el Sevilla se plantó en el Nou Camp ocupando la decimonovena posición en la jornada cuarta y volvió a caer derrota (3-2). A pesar de hacer una muy buena segunda parte y lograr igualar los dos goles que había marcado el Barcelona se terminó perdiendo el partido en los compases finales. El siguiente varapalo fue en la siguiente jornada en Mestalla ante el Valencia. El anterior técnico del equipo ché, Miroslav Djukic, se jugaba literalmente el puesto y el Sevilla debía ganar para no caer en el farolillo rojo y demostrar que la segunda parte jugada ante el Barça no había sido un espejismo. Al final, ocurrió lo de casi siempre. El Sevilla perdió y volvió a la capital andaluza sin sumar punto alguno. La siguiente salida fue a casa de la Real, otro de los equipos que supera al Sevilla a día de hoy. Esta vez no perdió y logró arrancar un empate a uno que al final tuvo un sabor agridulce porque hubo opciones para ganar. Aquel día, Emery recurrió esta vez al plan b que tanto se le demandaba y alineó un equipo más defensivo con Cristóforo e Iborra en el doble pivote defensivo. Rakitic jugó en la media punta y Marko Marín se quedó en el banquillo ya que Emery no quiere ubicarlo en alguna de las bandas. La siguiente ocasión que el Sevilla se medía a un equipo superior ocurrió en la jornada 11. El Bernabéu era el escenario y el Real Madrid, el rival. 7-3 al final del partido. Poco más que decir. En la jornada 16, el Athletic Club visitaba Nervión y el Sevilla tampoco logró imponerse. Un gol para cada equipo al final de partido y reparto de puntos. Había que esperar a la jornada siguiente para el encuentro del Madrigal. Antes del parón navideño el Sevilla ganó al Villarreal de Marcelino 1-3, y hasta ahora ha sido la única victoria ante un equipo mejor clasificado a día de hoy en la tabla. Con el inicio de la segunda vuelta, el Sevilla viajaba al Vicente Calderón y en esta ocasión no cayó ante el equipo de Simeone. Otro empate a uno que además dejaba la sensación y la ilusión –ya muy lejana– de que se podría hacer algo importante esta campaña. No obstante, el empate en el campo del Manzanares fue el segundo encuentro de una racha de seis partidos seguidos sin ganar en Liga que se rompió precisamente el pasado domingo en Vallecas (0-1). Antes de ganar a los de Paco Jémez, el Sevilla volvió a enfrentarse a Barcelona y Valencia, y tampoco logró ganar ninguno de los dos encuentros. Ante el equipo de Gerardo Martino perdió por un abultado 1-4 en el Sánchez-Pizjuán y ante el equipo ché empató a cero goles, también en casa, después de ser claramente perjudicado por el árbitro José Antonio Teixeira Vitienes. La próxima cita ante un rival mejor clasificado, como ya dijimos, es el domingo ante la Real Sociedad. Toca cambiar la racha para ir de verdad a Europa.

  • 1