Local

Declaran ante el juez los tíos del marido de la parricida de Pilas

el 10 dic 2012 / 18:06 h.

TAGS:

El juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) ha tomado declaración como testigos este lunes a los tíos del marido de Sara L.H ., la madre del bebé hallado el día 9 de noviembre en un congelador en una vivienda de la localidad sevillana de Pilas, donde el día 27 fue encontrado otro recién nacido aunque en un segundo arcón congelador.

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que el juez instructor ha tomado declaración este lunes a los tíos del esposo de la presunta parricida, concretamente a una pareja, a fin de tratar de aclarar y "escudriñar" el entorno familiar que rodeaba a la imputada, actualmente interna en la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra por un presunto delito de asesinato con alevosía.

El pasado viernes, y con este mismo objetivo, declararon ante el juez instructor los dos hijos de 14 y 11 años de edad y una hermana de la imputada, que hace dos semanas dio a luz una niña en el Hospital Virgen de Valme, aunque no han trascendido más detalles de estas comparecencias al seguir el caso bajo secreto de sumario, secreto sobre cuya posible prórroga deberá ahora decidir el juez al haber transcurrido ya un mes desde que tomó dicha decisión.

Conviene recordar que la autopsia realizada al primero de los bebés hallados en un congelador determinó que el mismo nació con vida 18 meses antes de que el marido de la mujer imputada --con "evidentes" signos de trastorno mental y que ha sido examinada recientemente por dos médicos psiquiatras-- lo encontrara en el congelador mientras estaba limpiando la casa.

Asimismo, la autopsia realizada al segundo de los recién nacidos concluyó que éste nació vivo en un parto distinto al del primer bebé, por lo que se descartó la hipótesis inicial de que fueran mellizos o gemelos.

En su declaración judicial, la imputada dijo que este primer bebé "nació muerto" y defendió que lo metió en el congelador donde posteriormente fue hallado por su marido "porque no quería desprenderse de él" y en todo caso "no por miedo a la Policía", mientras que, en relación al segundo bebé hallado en un arcón congelador, señaló que no se acuerda de "nada" de un segundo embarazo.

La mujer, de 34 años y encarcelada en Alcalá de Guadaíra por un delito de asesinato en relación al primero de los bebés hallados en un congelador de la vivienda de Pilas donde vivía con su marido y sus otros dos hijos, dio a luz una niña en el Hospital Virgen de Valme que fue entregada al marido después de que el juez acordara entregarle a éste la custodia.

Esta decisión motivó que el abogado de la parricida, Manuel Caballero, interpusiera un recurso ante el propio Juzgado en el que solicitó entregar a una hermana la custodia tanto de la recién nacida como de los otros dos hijos menores de edad de la pareja.

LA MUJER PIDE LA CUSTODIA DE SUS TRES HIJOS

En este mismo escrito, el letrado pide al juez que no tome una decisión al respecto hasta que no tenga "encima de la mesa" todos los informes al respecto, pues el Juzgado "no ha recibido aún" ni los informes de los servicios sociales municipales ni los realizados por la cárcel donde se encuentra interna la imputada, los cuales se sitúan "en contra" de que la custodia le sea dada al marido de Sara, que mantuvo el embarazo en secreto hasta que ingresó en prisión, donde tras ser examinada se detectó que se encontraba en estado de gestación.

El objetivo, según las fuentes, es que el juez de Sanlúcar la Mayor que instruye el caso "tome una decisión adecuada" a la vista "de toda la documentación que existe" en torno a este tema.

Respecto a la guarda y custodia del futuro bebé se ha abierto una pieza separada de índole civil desgajada de la causa penal, que sigue bajo secreto de sumario y que ha quedado centralizada en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Sanlúcar la Mayor después de que Instrucción 4 se inhibiera en su favor.

  • 1