Local

Declaran improcedente el despido de un gruista que abandonó su trabajo para socorrer a su hermano

el 20 dic 2010 / 16:07 h.

TAGS:

El Juzgado de lo Social número 2 de Sevilla ha declarado  improcedente el despido de F.M.O., trabajador de la grúa adscrito a  la empresa Aparcamientos Urbanos de Sevilla S.A. (Aussa)  -concesionaria del servicio en la capital hispalense- que el pasado  mes de abril abandonó durante poco más de una hora su puesto de  trabajo para socorrer a su hermano, que se encontraba siendo  amenazado por un vecino a raíz de una denuncia por haber aparcado en  zona azul sin el correspondiente ticket.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el  juzgado condena a Aussa a que, a su elección, readmita a este  trabajador en su puesto laboral o lo indemnice en la suma de 42.480  euros, cabiendo la posibilidad de interponer recurso de suplicación  ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de  Andalucía (TSJA).

Los hechos por los que este empleado, trabajador de Aussa desde  1994, fue despedido le fueron notificados en junio de este año,  consistiendo estos en que, estando adscrito el 14 de abril en el  turno de tarde, de 15,30 a 23,30 horas, y habiendo realizado por la  tarde dos servicios en El Arenal y Triana, salió con la grúa a las  20,22 horas sin tener que realizar ningún servicio que le hubiera  sido asignado hacia la barriada de Pino Montano, dejando el vehículo  parado en la calle con las luces puestas durante 35 minutos.  Posteriormente regresó al depósito sin informar de la salida  realizada ni dejar parte a la encargada de guardia, a las 21,24  horas.

La empresa le reprochó un uso "puramente particular" del vehículo  y una ausencia sin justificación de su puesto de trabajo que obligó a  una reasignación de servicios, "ocasionando evidente perjuicio para  la empresa y para sus compañeros, transgrediendo la buena fe  contractual y abusando de la confianza que supone la relación  laboral".  

Asimismo, le suman la constatación de que este trabajador  realizaba servicios similares para otra empresa, mientras que,  citando la legislación vigente, "resulta necesario el previo  reconocimiento de compatibilidad para el ejercicio de un segundo  puesto de trabajo", que no se podría otorgar si se solicita para  prestar servicio en una actividad privada que requiera la presencia  efectiva del trabajador durante un horario igual o superior a la  mitad de la jornada semanal ordinaria de trabajo en Aussa, sin que  este trabajador tuviera solicitada ni concedida dicha  compatibilidad.

A todo ello, la explicación de F.M.O. alude a que su ausencia  estuvo justificada y que no puede suponer falta grave, así como que  la empresa conocía su actividad alternativa, señalando que en ambos  casos la falta estaba prescrita, extremo negado por el juzgado, que  señala no obstante que, si bien en el primer caso se constata una  "transgresión de la buena fe contractual" y un "abuso de confianza",  hay que tener en cuenta las "circunstancias".

Así, el juzgado entiende que el trabajador se encontraba "muy  nervioso" y que "es comprensible el desasosiego en el ánimo del  actor, que le llevaron a realizar una acción no permitida y sin pedir  autorización ni ponerlo en conocimiento de ningún superior",  recordando asimismo que el despido es "la reacción más fuerte de la  empresa contra el incumplimiento del trabajador".

Respecto a la segunda falta, la directora de Recursos Humanos  reconoció que en 2004 se pidió autorización por determinados  trabajadores de forma verbal, siendo concedida de tal modo, por lo  que "no siempre las solicitudes y concesiones se hacían por escrito".  Igualmente, se considera que "ahora no puede efectuársele el reproche  de que ejerce un trabajo en otra empresa sin haber solicitado y  obtenido la compatibilidad".

MOVILIZACIONES

Los trabajadores de Aussa encuadran este caso en el marco de una  "campaña de represión" contra empleados, que se traduce en un  Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), una decena de  expedientes disciplinarios y dos despidos "salvajes".

Por ello, según ha expuesto a Europa Press el responsable de CSI-F  en la grúa municipal, Santiago López, unos 27 trabajadores han  iniciado este lunes una campaña de movilizaciones ante el Consistorio  hispalense, consistente en una movilización con "pancartas, pitos y  megáfonos", acciones que proseguirán el martes y el miércoles, de  11,00 a 14,00 horas.

La gestión "caótica", la falta de previsión, la "nula" inversión,  la flota de vehículos paralizada o los trabajadores sin condiciones  materiales para desarrollar su labor -"apenas van a funcionar cuatro  grúas para las próximas Navidades", aseguran- no hacen sino  "confirmar a dos meses del término de la concesión la incapacidad del  gobierno municipal en la prestación de los servicios públicos  esenciales a los que le obliga la ley".  

  • 1