Local

Declaran inocente, por falta de pruebas, al acusado por el incendio de Riotinto

El fuego arrasó 35.291 hectáreas de masa forestal en las provincias de Huelva y Sevilla y que causó la muerte de dos personas en julio de 2004.

el 27 ene 2010 / 11:17 h.

TAGS:

El acusado de provocar el incendio ocurrido en el término de Minas de Riotinto (Huelva) el 27 de julio de 2004, Emilio Perdigón, que arrasó 35.291 hectáreas de masa forestal en las provincias de Huelva y Sevilla y que causó la muerte de F.C.F y L.C.P, que circulaban en ese momento por una carretera cercana, ha sido declarado inocente ante la falta de pruebas.

Según reza en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva absuelve al acusado por "una ausencia de prueba de cargo, el conocido vacío probatorio" y señala además que Perdigón negó rotundamente los hechos y declaró que salió de su casa sobre las 16,00 horas en dirección al pantano Zumajo para darse un baño, momento en el que "vio humo que provenía de un contenedor", pero no se acercó porque "podían haberle echado la culpa" al tener antecedentes penales.

Así, como consideración final, la Audiencia onubense estima la absolución, ya que no tiene un "pleno convencimiento" respecto a la participación que se le imputa al acusado, únicamente puede establecer "sospechas" de la misma pero no plena certidumbre, por lo que no puede fijar como hecho probado la participación de Perdigón en el incendio.

Durante el juicio, el letrado defensor del acusado, Francisco Lagares, ya solicitó una sentencia absolutoria para su cliente, ya que consideró que cuando se produjo el incendio "hubo prisas" para encontrar a un culpable, indicando además que de todos los testigos "nadie ha manifestado haberlo visto en los focos del incendio y dicen de forma espontánea que éste no tuvo nada que ver".

En este sentido, aseguró que todas las pruebas testificales confirman que su cliente "no sólo no fue autor de los hechos sino que no pudo serlo porque estaba en casa cuando se produjeron los distintos focos del incendio". Del mismo modo, señaló que si existen contradicciones horarias, es "por el propio relato de la Guardia Civil".

Lagares aseguró que el acusado había declarado en cuatro ocasiones y todos los datos ofrecidos "han sido ratificados por los testigos", por lo que espetó que "nadie ve Perdigón en ningún foco del incendio, tan sólo en las proximidades del tercero", al tiempo que destacó que agentes de la Guardia Civil "dijeron que es difícil que el incendio fuera fortuito, pero no imposible".

CONSECUENCIAS "INCALCULABLES"

Según el escrito de la Fiscalía, las consecuencias ecológicas fueron "incalculables", ya que se perdieron los hábitat de muchas especies autóctonas, tales como el Eucalipto, el Pino Mediterráneo, la Encina y el Alcornoque. Igualmente resultaron afectadas diversas especies animales como el Jabalí, el Ciervo y el Zorro, ascendiendo los gastos de extinción ascendieron a 1,9 millones de euros.

El informe explica que los tres primeros focos del incendio pudieron ser controlados rápidamente, excepto el cuarto, provocado en el pinar del camino posterior de la barriada Los Cantos, que se extendió, resultando afectados los términos municipales onubenses de Minas de Riotinto, Nerva, El Campillo, Escacena del Campo, Paterna del Campo, Zalamea La Real y El Berrocal, y los sevillanos de El Madroño, El Castillo de las Guardas, Aznalcóllar, Gerena, El Garrobo y Sanlúcar La Mayor, teniendo que ser desalojados algunas de estas poblaciones.

El escrito apunta que las dos víctimas circulaban en un vehículo por una carretera sita entre las aldeas de Monte Somorrero-Las Delgadas, cuando fueron sorprendidos por el incendio, ocasionándoles la muerte por asfixia por inhalación de gases en combustión.

  • 1