martes, 13 noviembre 2018
17:57
, última actualización
Local

Decretan que los atracadores vayan a prisión sólo por robar

La juez les considera autores de cuatro robos con fuerza, pero no les imputa por ahora el homicidio.

el 28 may 2012 / 12:55 h.

TAGS:

Un juzgado de Sevilla ha decretado el ingreso en prisión de los dos atracadores que el viernes robaron una sucursal de Banca Cívica en el Barrio Bajo de San Juan de Aznalfarache, en el que murió una mujer tras un tiroteo entre los ladrones y la Policía Local. Los dos, con numerosos antecedentes, están imputados por cuatro robos violentos pero no por el homicidio, a la espera de que la Policía Nacional concluya el informe de balística que determine qué bala mató a la víctima.

Uno de ellos, Juan Marco G.J., está en la cárcel desde el domingo, mientras que su compañero Francisco R.G. permanece ingresado en el hospital Virgen del Rocío con custodia policial.

Según confirmaron ayer fuentes de la Policía Nacional, los dos atracadores, tanto el que estaba detenido en dependencias policiales como el que está hospitalizado, fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia, que el domingo era el Juzgado de Instrucción número 20. La jueza decidió decretar el ingreso en prisión de ambos por cuatro robos con violencia, aunque el que está hospitalizado no lo hará hasta que no le sea dada el alta. No obstante, dado que no comparecieron ante el juzgado que investiga el caso, ambos podrían declarar en breve ante el Juzgado de Instrucción número 15, que confirmaría esta decisión o podría adoptar otra.

La investigación policial determinó que Juan Marco G.J., nacido en 1953, y Francisco R.G., nacido en 1963, eran también los presuntos responsables de otros tres robos cometidos en dos sucursales bancarias en Camas y una tercera en San Juan que, precisamente, fue la misma que robaron el viernes pasado, aunque en aquella ocasión lograron hacerse con 24.000 euros. Estos robos fueron cometidos de forma muy similar, pues en todos usaron una motocicleta para huir y armas de fuego, además de llevar las caras tapadas por cascos y pasamontañas.

Ninguno de los dos ha sido imputado por el momento por un delito de homicidio por la muerte de Concepción Barreiro, ya que la Policía Nacional aún no ha concluido la investigación para conocer la procedencia de la bala. Será el laboratorio de Balística el que determine si el impacto que recibió la víctima en el cráneo fue disparado por algún agente de la Policía Local o por los atracadores, pero el estudio no ha sido aún remitido al juzgado.

El atraco se produjo pasadas las 8.30 horas del pasado viernes en la sede de Banca Cívica de la calle Antonio Machado de San Juan de Aznalfarache. Los dos ladrones entraron en la sucursal armados y, tras hacerse con el botín, salieron huyendo. Sin embargo, una patrulla de la Policía Local les interceptó a la salida, originándose un tiroteo entre los ladrones y los agentes. Concepción Barreiro, vecina de la citada calle, estaba en ese momento con su hija en la parada del autobús frente al banco y trató de huir, pero una bala le impactó en la cabeza y murió.

Por otra parte, la Fundación Cajasol se ha puesto en contacto con el alcalde de San Juan de Aznalfarache, Fernando Zamora (PSOE), para ofrecer su ayuda a la familia de la mujer fallecida en el tiroteo, Concepción Barreiro, que estaba encargada de cuidar a su madre de avanzada edad y a un hijo tetrapléjico. Además, según explicó el regidor, el delegado de Bienestar Social de la Junta de Andalucía, Manuel Antonio Gálvez, también se ha puesto en contacto para ver qué posibilidades de ayuda se le puede facilitar a esta familia. Para ello, Zamora señaló que los servicios sociales del Ayuntamiento están realizando los informes pertinentes. Asimismo, remarcó que el apoyo que se les preste pasa por mantener la estructura familiar, "aunque el verdadero problema es que no podemos devolver a Conchi". 


  • 1