Deportes

Dedicado a Villar, con saludos de la Bética

El sensacional éxito del Betis es un cohete que ilumina el firmamento de Heliópolis y atruena en el corazón de la Liga. La obcecación de Villar alzó el volcán de la Bética. ¿Había motivación de psicoanálisis para que Villar quisiera ver al Betis en el Calderón...? Allí, en esa noche bruja del 25-J-1977 y su duende, allí fue donde Villar empezó a aborrecer al Real Betis Balompié...

el 15 sep 2009 / 02:28 h.

Pues así cayó el Barcelona, equipo predilecto de Ángel Villar, candidato a la inhabilitación inmediata, si se cumplen las leyes en este país. Y así ganó el Betis de la Bética, uno de los equipos y símbolos más odiados por el mismo Villar. Odiado, claro que sí: desde cierta Copa del Rey, el 25 de junio de 1977, en el Vicente Calderón, cuando un vasco del Betis, un tal Esnaola, confabulado con otro símbolo, la Virgen del Rocío, detenía un penalti decisivo a Villar y hundía a su Athletic en la pena negra. Desde entonces, el Athletic y sus tristes mariachis no miran bien al Betis. Lo miraron aún peor cuando, en 2005, una marea verde anegó San Mamés, en semifinal de Copa. Otra vez en los penaltis: ahora, Doblas.

Y así, y por fin y de una vez por todas, ganó el Betis. Como Er Beti de Chaparro, arrancándose por cante grande entre gitanitos, entre Chiquetete, Er Maera y Er Manué, en el viejo festival de cante de Triana: Pasando el Puente. A Ava Gardner había que echarla de la casa de Manuel Maera, para que no le diese la lata, como el Betis y los béticos de la Bética echaron al Barça de Heliópolis: "Señora, váyase usted de aquí, que ésta no es su casa". Y así, a escobazos, y hasta con el perdón de un penalti fallado se fue para su lujosa masía la señorona azulgrana del señor Laporta, apadrinada por el señor Villar. Hay algunos y algunas que, como amantes, dan pena. Y otros y otras que, cantaba Rocío Jurado, "a la vez que van andando, van derramando la primavera".

Pues esto es lo que hay, señor Villar, con los saludos de la Bética, que ahora va a mirar por ahí a ver si tiene una ocasión para que ese Athletic de su alma no gane al Betis casi de la única manera que puede: en los despachos y por "delegación federativa". Es que hay algunos amantes que dan tanta pena como la vuelta atrás del Barça en defensa. Y, señor Ruiz de Lopera, recuerde al pueblo de la Bética, recuerde a Edu, recuerde a Chaparro: al pueblo de la Bética no le gustan los agravios...

  • 1