Deportes

Defensa, central, pichichi y bien atado por el Sevilla

Cala, que fue máximo goleador en juveniles, entra en el plan de futuro del club.

el 18 abr 2010 / 19:24 h.

Juan Torres Ruiz representa una de las mejores noticias de la cantera sevillista de las últimas temporadas. En concreto, la factoría de la carretera de Utrera había tenido ciertas lagunas en cuanto a los defensas de nivel desde que surgiera Sergio Ramos. Cierto que David Prieto y Lolo dieron el salto al primer equipo, pero ninguno de ellos tuvo la ascensión tan fulgurante del lebrijano y ninguno de ellos contaba con la confianza que tienen en el club en Cala.

Ya apuntaba maneras desde la categorías inferiores. No sólo por sus facultades defensivas, sino por su sorprendente capacidad goleadora. Acumula tres goles en cuatro partidos de Liga disputados con el Sevilla, una media que firmaría cualquier artillero de elite. Pero quien conoce a Cala no debe estar muy sorprendido. Sin ir más lejos, llegó a ser el máximo goleador de su equipo en el División de Honor de juveniles en la campaña 2007/08, anotando 10 goles en apenas media temporada. Eso le valió, por ejemplo, acudir a la pretemporada siguiente, a las órdenes de Manolo Jiménez, y dar el salto al Sevilla Atlético prácticamente sin pasar por el tercer filial, el Sevilla C. En el club confiaron en su día, y siguen confiando, en la progresión de Cala –el apodo obedece al que tiene su padre–, por eso le firmaron un buen contrato profesional cuando empezó a despuntar. Un buen contrato que garantiza su continuidad en la entidad nervionense salvo que algún club se vuelva loco.

Otra muestra de confianza más se la dio el Sevilla el pasado mes de enero. El Cartagena se interesó vivamente por sus servicios. Lo quería a préstamo hasta el mes de junio para intentar consolidar sus opciones de ascenso. Pero la dirección deportiva nervionense se negó. No quería dejarlo marchar en previsión de que continuaran los problemas defensivos habituales de la temporada. Y por ese cauce ha llegado la explosión de Cala, aunque en un puesto extraño para él, el de lateral derecho. “Nunca antes había actuado en esa posición hasta que Antonio Álvarez me dio la confianza para hacerlo en Málaga. Mi puesto es el de central, pero yo estoy a disposición del míster y jugaré donde él me diga”, explica el de Lebrija.

Para la próxima temporada Juan Torres Ruiz –“que también tengo madre” se encarga de recordar cada vez que le preguntan por su apodo– tiene propuestas de varios equipos de Segunda división y también incluso de alguno de Primera, según admite su representante, Emilio de la Riva. Pero el agente no lo ve fuera del Sevilla. Aclara que tiene un buen contrato –hasta 2012–, que el club cree en él y que el canterano sólo piensa en quedarse en el primer equipo.

Al respecto aún no hay tomada ninguna decisión definitiva. Tiene ficha del filial –pero contrato profesional– y por el momento no le han comunicado nada de manera oficial con respecto a su futuro. Tampoco los partidos que está jugando con el primer equipo le están reportando nada extra, ni los goles. Precisamente por el buen contrato firmado con el club –algo que admiten ambas partes– no se contempla ningún plus.

En cualquier caso, la intención de la dirección deportiva es darle la alternativa al primer equipo a partir de la próxima campaña. Es más, la continuidad de Marius Stankevicius en el club sevillista empieza a quedar en entredicho precisamente por el ascenso del canterano. La propiedad del lituano costaría al club unos tres millones de euros, mientras que Cala, como producto propio que es, no supondría coste alguno. Por ahora, en cualquier caso, Cala se está ganando un sitio en este Sevilla, y en el del futuro.

  • 1