Degolló a su esposa en Écija porque estaba "bajo los efectos de la droga"

La acusación ha calificado los hechos de asesinato con alevosía porque el acusado "esperó" a la víctima pertrechado con un hacha "para asestarle golpes y matarla".

el 28 may 2014 / 14:27 h.

Antonio L.G., el hombre que fue detenido por la Policía Nacional en marzo de 2013 como presunto autor de la muerte de su esposa, que fue hallada degollada en el suelo de la vivienda que ambos compartían en la localidad sevillana de Ecija, ha alegado este miércoles que el día de los hechos "estaba mal" y "no era consciente de lo que hacía" porque, de manera previa, había consumido droga. En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de que el imputado ha comparecido en la mañana de este miércoles en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Ecija para que las acusaciones concretaran la imputación contra él, tal y como prevé la Ley del Jurado por la que será enjuiciado en los próximos meses. Las mismas fuentes consultadas han precisado que la defensa del imputado, que en su declaración tras ser detenido admitió el crimen de Petra M.M., ha pedido al juez que se le apliquen las atenuantes de trastorno mental y de drogadicción. De su lado, el abogado que ejerce la acusación particular en nombre de los hijos de la víctima, Fernando Osuna, ha calificado los hechos de asesinato con alevosía, pues Antonio "esperó" a la víctima pertrechado con un hacha "para asestarle golpes y matarla", por lo que la fallecida "no tuvo posibilidad de defensa". Asimismo, el letrado de los hijos de Petra ha reclamado que el acusado permanezca en prisión provisional hasta que se celebre el juicio con jurado popular. EL AYUNTAMIENTO Y LA JUNTA SE PERSONAN COMO ACUSACIONES En este caso, además, se han personado como acusaciones el Ayuntamiento de Ecija, que también ha calificado los hechos como un delito de asesinato y que, igualmente, ha solicitado prorrogar su estancia en prisión hasta que se celebre el juicio, y la Junta de Andalucía, que no ha precisado si lo acusa de un delito de homicidio o de asesinato en espera de que se practiquen nuevas pruebas y se finalice la instrucción del caso. La Fiscalía tampoco ha concretado en la comparecencia de este miércoles si califica los hechos como homicidio o como asesinato, también en espera de que concluya la instrucción del caso. Una vez finalizada la comparecencia, el imputado ha sido trasladado nuevamente a la cárcel, donde se encuentra interno desde que ocurrieron los hechos por un presunto delito de homicidio, todo ello después de admitir en su declaración el crimen de su mujer, que se habría cometido con un hacha. El detenido pudo prestar declaración después de que fuera dado de alta tras ser ingresado en el hospital después de consumir varias pastillas de 'trankimazín'. LOS HECHOS Fue a las 11,20 horas del 18 de marzo de 2013 cuando un vecino de la pareja llamó a la Policía alertando de que se estaban escuchando ruidos procedentes de la vivienda de la pareja, por lo que los agentes se trasladaron hasta el lugar de los hechos, hallando en el suelo el cadáver de una mujer con "diversas" heridas y signos de violencia. Los agentes localizaron en los alrededores de la vivienda, concretamente apoyado en un coche, al marido de la víctima, que al ver a los agentes intentó ingerir "un bote entero" de pastillas 'trankimazín', aunque los agentes impidieron su propósito de manera parcial, ya que llegó a ingerir algunas de esas pastillas. Tras ello, los agentes decidieron llevarse al marido de la víctima a comisaría de manera preventiva, ya que varios familiares de la fallecida estaban arremetiendo contra él al creer que era el autor de la muerte. 30 ANTECEDENTES POLICIALES Una vez en comisaría, los agentes decidieron trasladarlo al hospital de Ecija a fin de que le fueran realizadas las pruebas pertinentes, ya que desconocían cuántas pastillas había llegado a ingerir. Ya en el hospital, y ante los indicios encontrados, la Policía le leyó sus derechos y procedió a su detención. La Policía, asimismo, halló en el interior de una alcantarilla ubicada en los alrededores de la vivienda, ubicada en el número 30 de la avenida del Valle, el hacha con el que el detenido habría acabado con la vida de su esposa. La víctima ya denunció en el año 2007 ante la Policía al ahora detenido por insultos, amenazas y maltrato psicológico, aunque la denuncia fue archivada después de que ella misma la retirara. El detenido cuenta con 30 antecedentes policiales, en su mayoría por delitos de robo con fuerza, aunque en una ocasión también fue detenido por un delito de prostitución después de que ofreciera a una joven 50 euros a cambio de sexo, lo que ésta denunció inmediatamente.  

  • 1