Local

Deja de comer o te lleva el coco

Un juez ha ordenado a unos padres a entregar a su hijo a la Xunta por su peso.

el 07 nov 2009 / 19:54 h.

TAGS:

Los padres del niño obeso de Ourense.

La retirada de la tutela a los padres de un menor de nueve años que pesa 70 kilos ha acaparado esta semana las portadas y ha planteado un debate en un país donde el 27% de los niños padece sobrepeso u obesidad y existe el riesgo de que sean el blanco de las burlas de sus compañeros.

"Deja de comer porque te van a quitar a tus padres" es un comentario que ha empezado a usarse entre escolares para referirse a aquellos niños con sobrepeso a raíz del caso del menor cuya custodia paterna ha sido retirada por el Juzgado de Familia de Ourense, afirma la profesora de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, María Isabel Casado.

La judicialización de la obesidad infantil, añade, "da pistas de la gravedad del problema", pero los tribunales deben ser "el último peldaño". "La Administración más que retirar al niño de su entorno familiar debe limitarse a colaborar con los padres y ofrecerles los medios para corregir la situación", asegura la presidenta del Consejo Español de Abogados Jóvenes, Mayte Cruz, que ejerce en Ourense. Separar al menor es un mecanismo "muy agresivo" para el desarrollo del niño y un grave riesgo psicológico, opina.

El menor llegó a pesar 81 kilos pero ha perdido diez en el último mes y medio, por lo que Casado cree que "ya no padece obesidad mórbida y puede seguir perdiendo con ayuda del endocrino".

"El nivel de preocupación por la obesidad infantil es máximo", asevera el presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Roberto Sabrido, quien recuerda que la OMS la califica como la "primera pandemia no infecciosa del siglo XXI".
Es la segunda causa de muerte prevenible tras el tabaco y, además de originar otras patologías como la diabetes tipo 2, es un problema social porque el gasto sanitario derivado de su tratamiento representa entre el 5 y el 7% del total, añade Sabrido.

Actuar desde la infancia mediante una buena educación alimentaria por parte de padres y escuela es esencial porque el 80% de los niños obesos termina siéndolo de adulto. Las causas del sobrepeso infantil son las mismas que en los adultos: el sedentarismo y la alimentación. Los niños de hoy -denuncia Casado- no juegan en la calle y han cambiado la comba o el balón por los vídeo-juegos y el ordenador, reduciendo su gasto calórico.

Además, varias generaciones están creciendo con pizzas o productos preparados en hogares donde no hay tiempo para cocinar y las comidas han dejado de ser "un acto para hablar y compartir juntos en familia".

"Hay menores de ocho años que no han probado un tomate pero sí el ketchup", lamenta Casado, que lo atribuye a la permisividad de los padres. El abandono de la dieta mediterránea por otra más rica en grasas y azúcares es también responsable de la obesidad: "La tenemos pero no la usamos", apunta Sabrido. En 2005 el Gobierno aprobó la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad, y en 2007 la UE elaboró un libro blanco, pero "los resultados tardarán en verse", agrega Sabrido. "Lo lógico es que en una década logremos revertir la tendencia y empiece a disminuir la obesidad infantil", concluye.

Escondido de la Justicia. Los padres del niño obeso de Ourense se niegan a entregar al menor, su abogado, José Manuel Rodríguez Díaz, afirmó ayer que había aconsejado a los padres que cumpliesen la resolución administrativa e hiciesen la "inmediata entrega" del menor al servicio competente de la Xunta. El abogado aseguró haber informado "ampliamente" de las consecuencias de la decisión adoptada y subrayó que se ve "obligado" a defender sus intereses en su condición de "humano y letrado".

  • 1